costa tropical

Motril cierra su 'botellódromo'

  • El Ayuntamiento emitirá sanciones de hasta 24.000 euros a todo el que beba en la vía pública

Las multas por beber en la calle ascenderán hasta los 24.000 euros. Las multas por beber en la calle ascenderán hasta los 24.000 euros.

Las multas por beber en la calle ascenderán hasta los 24.000 euros. / g.h.

Con la llegada del buen tiempo, los jóvenes motrileños se animaban a celebrar 'botellón' en lugares como la playa, donde acudían personas procedentes de toda la comarca. Sin embargo, Motril se suma al grupo de ciudades como Granada que quieren acabar con esta práctica. Así lo dieron ayer a conocer la concejala de Seguridad Ciudadana, María Ángeles Escámez, la concejala de Turismo y Fiestas, Alicia Crespo, y los concejales de Deportes, Miguel Ángel Muñoz y de Juventud, Gregorio Morales, que afirmaron estar convencidos de que ésta no es una alternativa de ocio válida para la juventud.

En este sentido, el Consistorio ha publicado un Bando firmado por la alcaldesa, Flor Almón, en el que se prohibe beber en la calle y en el espacio habilitado hasta ahora para ello -la conocida 'Alcoholera'- junto a la Piscina Municipal. Con esta medida se pretende acabar con las concentraciones de jóvenes consumiendo alcohol, ya que esto "no puede convertirse en una oferta lúdica, cultural y de ocio ni para ellos ni para los visitantes de la ciudad", según explicaron los ediles.

De este modo, Motril deja de ser una ciudad de 'botellón' y, bajo el amparo de la Ley, cierra su botellódromo para siempre y perseguirá las concentraciones de jóvenes para beber, se produzcan donde se produzcan, con sanciones que, en el caso de ser leves pueden llegar hasta 600 euros, y en el de las graves hasta 24.000 euros.

María Ángeles Escámez explicó que esta practica es un problema que sufren en todas las ciudad y pueblos de España, pero en el caso de Motril "acuden hasta él jóvenes procedentes de los alrededores". Según la responsable de Seguridad Ciudadana, "los fines de semana los servicios sanitarios se ven saturados por adolescentes con edades que van desde los 12 a los 16 años, que se han excedido bebiendo alcohol. No es la mejor educación para nuestros hijos, ni debemos permitir que vean esto como una especie de cultura".

Por su parte, el concejal de Deportes afirmó que "el botellón ha provocado continuamente problemas y destrozos en las instalaciones deportivas, concretamente en la Piscina Municipal", cuyos arreglos han supuesto "miles de euros" de gasto para las arcas municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios