El PSOE abre expediente a sus dos ediles por pactar con los populares

  • Rechaza la moción de censura que presentarán el viernes al entender que los partidos están "en las antípodas" · No puede expulsarlos al no ser militantes

El PSOE abrirá expediente disciplinario a los dos concejales de Agrón que han decidido unirse con los dos ediles del PP para plantear una moción de censura contra el alcalde de Agrón, el independiente Guillermo López. Los populares, en cambio, dan vía libre a la operación.

El expediente lo confirmó ayer su responsable de Política Municipal, que lo justificó diciendo que los dos concejales han preferido recurrir "a un pacto con el PP que difícilmente puede entenderse" en vez de acatar las directrices de los órganos provinciales.

El expediente no puede terminar en la expulsión de Pilar López y Antonio Ramírez por la sencilla razón de que no son militantes, sino independientes que aceptaron concurrir a las elecciones municipales de 2007 amparados por las siglas del PSOE. Lo más probable es que los socialistas les desautoricen a seguir usándolas.

Para Cuenca, un pacto de gobierno con los populares es desaconsejable "porque políticamente estamos en las antípodas y tenemos varios frentes abiertos en la provincia". En ese sentido, recordó que el presidente provincial del PP, Sebastián Pérez, habló recientemente de "pueblos subsidiados donde el PSOE ha tejido una tela de araña" y que esa afirmación es "una falta de respeto a un montón de ciudadanos que libremente han decidido apoyarnos. Eso es tomarnos por tontos, burlarse de los granadinos, y con declaraciones no vamos a acercar posturas", apostilló.

El secretario de Política Municipal entiende que los concejales socialistas en Agrón deberían haber pasado a la oposición "para seguir trabajando desde allí" y que así se lo hicieron saber, como también que la dirección provincial no secundaría la moción de censura, que ya se ha registrado y que previsiblemente se votará el próximo viernes.

Fuentes del PSOE se habían manifestado días atrás en favor de una opción intermedia, que habría conllevado una moción de censura y que habría consistido, en la práctica, en unir las voces de socialistas y populares en una suerte de tácito acuerdo de mínimos para así dejar al grupo gobernante -que tiene tres concejales- en minoría y avanzar en la gestión diaria del municipio.

Por lo demás, Cuenca dijo que no compartía la tesis que ha manejado en este asunto la dirección provincial del PP, que se resume en que el partido está abierto a pactar con quien sea. "Parece que no le preocupa tanto el desarrollo de los pueblos como conseguir un gobierno a toda costa. Igual su electorado no lo ve así", acabó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios