UGT y CSI-CSIF se desmarcan de la huelga de basuras en el municipio

  • La reunión mantenida en el Sercla terminó sin acuerdo sobre los servicios mínimos para los días de protesta

Los sindicatos UGT, CSI-CSIF y un delegado de CCOO, integrantes del comité de empresa de Limdeco, manifestaron su rechazo a la huelga indefinida convocada por el sector mayoritario -CCOO, CNT y CGT- a partir del 25 de diciembre. Si bien no apoyan totalmente la propuesta de incremento salarial de la empresa, dudan de la viabilidad económica para igualar sus sueldos a los que plantea el convenio provincial. A pesar de ello, los convocantes de la huelga la dan por hecha, y sus esfuerzos en estos momentos apuntan a determinar los servicios mínimos a cubrir durante la medida, cuestión en la que tampoco se llegó a un acuerdo en el Sercla. Según manifestaron, "seremos respetuosos con los trabajadores que decidan acogerse al derecho a trabajar", aunque pidieron también "que se respete el derecho a huelga".

Las dos centrales sindicales, junto a un delegado de CCOO, negaron que sea el comité de empresa el que convoca la paralización del servicio de recogida de residuos, sino "una mayoría de cinco votos a cuatro". Para estos cuatro representantes, "el objetivo prioritario a la hora de negociar el convenio colectivo ha sido la creación de empleo", destacando que se ha conseguido que 16 trabajadores fijos discontinuos -que trabajaban entre tres y seis meses al año- se convirtieran en fijos, mientras que "otros 25 trabajadores serán fijos en los ejercicios 2008 y 2009".

Como segundo objetivo destacan "la viabilidad de la empresa", resaltando que Limdeco "es la única empresa pública de limpieza que existe en la provincia y queremos y defendemos que siga siéndolo". Los delegados abogan por "un convenio justo, pero posible", y se preguntan si se "puede soportar una subida media del 30 por ciento, como solicitan los convocantes de la huelga".

El sector minoritario del comité de empresa destaca que en materia salarial Limdeco ofrece un incremento del IPC real más el 0,7 por ciento, mientras que "nosotros solicitamos que incremente el IPC hasta un 1,5 por ciento y respete todas las medidas sociales y de creación de empleo previamente pactadas". "Esto sí es posible y viable", concluyen.

Mientras tanto, el concejal de Medio Ambiente, Antonio Escámez, destacó la disposición a negociar de UGT, señalando que "se trata de una negociación a la que el Ayuntamiento sí puede hacer frente, aunque haya que discutir 90.000 euros más". Según indicó, "este sindicato, que no pide la huelga, sí está abierto a negociar sin que sea todo el acogerse al convenio provincial, que es en lo único en que se centran los que han anunciado la convocatoria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios