"Vivimos en una falsa imagen de igualdad"

-se acerca el 8 de marzo y como responsable del área de Igualdad en la Diputación de Granada, ¿qué actividades tienen previsto llevar a cabo?

-Este año desde la Diputación de Granada vamos a celebrar el 8 de marzo al lado de las mujeres, apoyando sus reivindicaciones y colaborando con sus organizaciones, especialmente representadas en la Plataforma 8 de marzo. También hemos elaborado un material de sensibilización y una campaña de medios que recuerda los motivos por los que este año las asociaciones de mujeres convocan una huelga laboral, de cuidados, de consumo y estudiantil. Bajo el lema 'Si las Mujeres se paran, la sociedad no marcha', este material se va a difundir a todos los municipios de la provincia. Por otro lado, ofrecemos a los ayuntamientos el asesoramiento y colaboración de la Delegación de Igualdad y Juventud de esta Diputación y les remitimos la Declaración Institucional que se ha consensuado por las ocho Diputaciones y que ha sido aprobada en el último pleno por unanimidad. Esta declaración forma parte de un trabajo continuo y conjunto de los ocho organismos de Igualdad de las Diputaciones andaluzas y es un signo evidente de que ante problemas fundamentales para la sociedad podemos llegar a pactos y a consensos.

-¿Por qué es importante este día para la mujer?

-El 8 de marzo es una fecha de reivindicación de las mujeres por sus derechos en el mundo. Y sigue siendo importante porque todavía no se ha conseguido la igualdad. En nuestro país, el pasado año hubo 49 víctimas mortales de violencia de género. Según el Instituto Nacional de Estadística, la brecha salarial en España es aún del 23%. Esto ocurre en España, pero si vemos la situación de otras mujeres en el mundo, nos afianza aún más en la importancia de la conmemoración de este día: se calcula que cerca de 500.000 niñas de menos de 18 años son víctimas de tráfico sexual cada año, la mutilación genital femenina afecta a 130 millones de niñas y mujeres; 1.400 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con el embarazo... Ante estos datos, está claro que nos enfrentamos a un grave problema que necesita mucho trabajo.

-¿Podría concretar cuál es la política en materia de Igualada de la corporación provincial?

-Desde 1978 la Diputación de Granada lleva a cabo políticas dirigidas a promover la igualdad y favorecer la incorporación de las mujeres de los municipios de Granada a todos los ámbitos de la sociedad actual. Es necesario trabajar de forma organizada y coordinada con otros departamentos de la corporación y con otros organismos públicos y privados. El documento que recoge nuestras líneas de actuación se denomina Estrategia provincial por la igualdad de Género y se desarrolla en seis ámbitos fundamentales: Empleo y Promoción Laboral de las mujeres, Fomento de la Transversalidad de Género en la Diputación, Promoción de la Cooperación Interinstitucional, de la Participación y Liderazgo de las Mujeres, Apoyo a la Educación, Cultura, Conciliación y Calidad de Vida y, como no, Atención a la Violencia de Género. En estos campos trabajamos con toda la población. Y con los Ayuntamientos en un trabajo estrecho de colaboración. Todo esto, sin olvidar el contacto y cooperación con otras instituciones como la Junta de Andalucía y la Universidad, entre otras.

-¿Qué se necesita para conseguir acercar la mujer al hombre en los distintos ámbitos?

-Seguir trabajando. No podemos pensar que todo está hecho. Vivimos en una falsa imagen de igualdad donde el discurso institucional, de los medios, de la educación, es un discurso de igualdad aparente. Los datos que manejamos lo contradicen y nos dicen que no es así. Todavía no vivimos en igualdad hombres y mujeres. Por ejemplo, hay que seguir incidiendo en políticas laborales y de conciliación, que no es una cosa de mujeres. La legislación y los agentes sociales deben ir de la mano y contemplar la realidad. Por ejemplo, los permisos por nacimiento deben igualarse, tanto en beneficio de las criaturas como para una incorporación igualitaria al trabajo de ambos progenitores. Lo mismo podemos decir del ámbito doméstico, pues aun cuando la mujer desempeñe un trabajo remunerado fuera de casa, sigue siendo la responsable de las tareas en el hogar. Según un estudio del Instituto de la Mujer, de las excedencias que se toman para cuidar a la familia, un 96% son de mujeres. Y un 10% de las mujeres no buscan trabajo por tener que dedicarse a cargas familiares, frente a un minúsculo 0,09% de hombres. Como decía, es necesario seguir trabajando y que lo hagamos juntos, hombres y mujeres.

-¿Considera que las Administraciones Públicas deben aportar más recursos para la igualdad?

-Como responsable de un organismo de Igualdad en una Administración Pública debo contestar que sí. Es verdad que desde muchas administraciones se hacen esfuerzos por asignar presupuestos suficientes a las políticas de igualdad. Así lo hace la Diputación de Granada y otras muchas instituciones. Sin embargo, creo que lo interesante sería que, además de dotar económicamente las políticas específicas que se hacen desde los organismos de igualdad, los distintos departamentos y delegaciones de todas las administraciones tuvieran en cuenta transversalmente la situación y necesidades de hombres y mujeres, tal y como establecen las leyes de igualdad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios