El accidente de la A-7 cumple tres años sin que se conozca la causa

  • Los sindicatos se reúnen en el tramo siniestrado en recuerdo de los fallecidos

El tercer aniversario del desplome del viaducto de la A-7 en Almuñécar, que causó la muerte de seis trabajadores, ha despertado las críticas de los sindicatos CCOO y UGT que protestan por la lentitud con la que se está llevando a cabo la instrucción del caso.

Al igual que ocurrió el pasado año, los sindicatos se concentrarán en el tramo siniestrado de la A-7, en un acto organizado en memoria de los trabajadores fallecidos en noviembre de 2005, en el que también honrarán la memoria de los trabajadores que han perdido la vida en el sector de la construcción en lo que va de año.

Ambos sindicatos, personados en la causa, lamentaron que ese retraso, motivado en parte por el cambio en el juez instructor, ya que el que era titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Almuñécar pidió su traslado, ralentiza además el que se diluciden las causas en las que se produjo el siniestro.

El secretario general de UGT en Granada, Mariano Campos, señaló que desde el sindicato se espera la pronta culminación de la instrucción y la celebración del juicio que ponga fin a esta "fase de indeterminación" en la que se encuentra en su opinión el proceso.

Para el secretario general de la Federación de Construcción, Madera y Afines (Fecoma) de CCOO de Granada, Francisco Quirós, en los tres años que ahora se cumplen, ha habido "más de lo mismo", una pretensión, según señaló, de que los hechos no se esclarezcan que ha prolongado la investigación, para la que pidió su agilización.

Los dos responsables sindicales coincidieron además en descalificar el informe elaborado por un catedrático de la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, en el que se apuntaba que el accidente fue "imprevisible". El documento que según los sindicatos fue elaborado "a la carta", motivó además que el representante de la empresa que lo encargó, Estructura y Montaje de Prefabricados, subcontratista de parte de las obras, presentara posteriormente un requerimiento para el archivo de la causa.

El 7 de noviembre de 2005 la cimbra construida para soportar el encofrado del puente cedió precipitándose la plataforma más de cien metros arrastrando a los seis trabajadores que en ese momento habían comenzado el turno. En la instrucción del caso, se ha tomado ya declaración a los imputados tanto del Ministerio de Fomento como de las empresas responsables de las obras, quienes "han echado balones fuera", según los sindicatos, al eludir su responsabilidad en las tareas de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios