El paso de camiones destruye un puente medieval en la antigua N-323

  • La asociación Buxus exige aclarar si los vehículos transportaban tierra para la autovía

La asociación ecologista motrileña Buxus denunció la destrucción de un puente medieval conocido con el nombre de La Mojita, situado en un paraje muy próximo a La Gorgoracha, con motivo de una obra de desmonte posiblemente "ilegal" realizada en una finca privada. El monumento se situaba en la antigua carretera N-323, entre Motril y Vélez Benaudalla, y en el carril de tierra que lleva a la cabecera de la rambla de Escalate.

"Una vez más nuestro escaso patrimonio histórico sufre una agresión irreversible, ante la poca eficacia e interés de los gestores provinciales y municipales, para conservar lo poco que nos va quedando de nuestro pasado", lamentó el vicecoordinador de Buxus, Francisco Tarragona, quien explicó que la situación "se ha producido como consecuencia de un desmonte realizado en una finca privada, al parecer ilegal, con destino a rellenar tramos de la autovía que se construye en las inmediaciones". Según manifestó, "el paso de camiones de gran tonelaje transportando este material sobre esta estructura indefensa y deteriorada por el abandono y desidia de quienes deben salvaguardar nuestro patrimonio, ha provocado su rotura".

La asociación Buxus recordó que durante la presentación del PGOU de Vélez de Benaudalla en noviembre de 2007 ya advirtió "a los responsables municipales y provinciales" la necesidad urgente de realizar un catálogo de los bienes culturales y ambientales, para que sirviera como instrumento a tener en cuenta a la hora de futuras actuaciones. "Por eso, ahora denunciamos este hecho como un ejemplo más del desbarajuste que sucede cada día en nuestra comarca y sobre el gran número de obras ilegales que se realizan por doquier, sin que los responsables de cuidar y vigilar los valores históricos, culturales y ambientales se preocupen de poner freno y realizar una ordenación del territorio que sea eficaz", indicó el vicecoordinador.

"Si efectivamente la obra causante tiene como destino la autovía, ¿dónde están los controles ambientales de esta obra? ¿Para qué sirven las administraciones que tienen que velar por las autorizaciones para su ejecución?", se preguntó Tarragona, asegurando que los ciudadanos "tenemos que estar vigilando y realizando el trabajo que no hacen las consejerías y concejalías de Medio Ambiente o Cultura". Por último, recordó que el puente de La Mojita está reconocido e identificado por su valor cultural en el proyecto del trazado de la autovía A-44, "porque se trata de uno de los últimos vestigios del camino que conducía de Motril a Vélez de Benaudalla, utilizado desde la Edad Media". Asimismo, señaló que la infraestructura "constaba de una mampostería sobre la que se apoya una falsa bóveda por aproximación de hiladas y sus arcos son carpanales, con refuerzos de ladrillo en las esquinas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios