La defensora del Ciudadano atendió más de 300 quejas de vecinos en 2007

  • Los problemas más frecuentes son los vecinales y sobre servicios municipales

La Oficina de la Defensora del Ciudadano de Almuñécar atendió durante 2007 un total de 303 quejas o reclamaciones de vecinos, de las que 200 fueron resueltas satisfactoriamente. Entre los problemas más frecuentes destacan los domésticos o vecinales, junto a deficiencias en el funcionamiento de algunos servicios o los ruidos, fundamentalmente en verano.

La mayor parte de las reclamaciones que se formulan se relacionan con problemas domésticos y entre vecinos, según la defensora del Ciudadano, Marisa Iglesias, "pero también son muchos los que perciben alguna anomalía o mal funcionamiento y lo comunican". Destaca además que "en el verano aumentan los temas relacionados con los ruidos y problemas de quienes vienen a veranear en el municipio".

Iglesias agradeció al personal y a los concejales del Ayuntamiento "por su buena disposición a la hora de colaborar en cualquier demanda de esta Oficina", aunque destacó también "las dificultades y lentitud con que a veces se encuentran los vecinos a la hora de resolver algunos trámites burocráticos". En este sentido, indicó que "me gustaría mucha más rapidez, pero ya sabemos cómo es la administración".

Iglesias valoró de forma "positiva" los resultados en materia de resolución de quejas o reclamaciones, pues sin precisar más datos destacó que el porcentaje es "bastante mayor que en años anteriores, lo cual refleja el buen funcionamiento del servicio, así como la gran confianza y aceptación de los usuarios". En ese sentido, argumentó que "dos de cada tres quejas o reclamaciones presentadas se han resuelto satisfactoriamente".

Iglesias manifestó que "las quejas alcanzan casi el doble que las reclamaciones", y destacó que la gran mayoría son presentadas en la oficina principal, situada en la tercera planta del Ayuntamiento de Almuñécar. No obstante, gran parte tienen lugar también en las dependencias de Los Marinos y La Herradura, y en menor medida en los barrios de Torrecuevas, San Miguel y San Sebastián. Para evitar desplazamientos de los vecinos, principalmente de las personas mayores, la defensora se desplaza una vez a la semana al Centro Jate de la localidad herradureña, mientras que al resto de los barrios lo hace una vez al mes.

El servicio que presta la Oficina de la Defensora del Ciudadano es utilizado fundamentalmente para presentar quejas o reclamaciones anónimas ante la administración, pero también para resolver dudas o demandar información.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios