La fiesta del agua y del jamón reúne a diez mil personas

  • Se gastaron dos millones de litros, que fueron guiados hacia zonas de regadío

En torno a diez mil personas se congregaron en Lanjarón para celebrar la fiesta del agua y del jamón, que comenzó el pasado jueves y finalizó ayer.

El punto culminante fue sin duda la la medianoche de San Juan (del jueves al viernes) y su tradicional Carrera del Agua. Durante casi una hora, los participantes, muchos de ellos, obviamente, llegados desde otras ciudades, recorrieron las calles del municipio mientras se iban mojando con cualquier cosa que iban encontrándose a su paso: mangueras, globos, cubos o pistolas, y todo ante el reclamo constante de: "Esto no es San Juan, esto es cachondeo, ¿Dónde está el agua? Que yo no la veo".

Se vertieron alrededor de dos millones de litros, pero el agua no se desperdicia: es guiada hacia las zonas de regadío colindantes, a las que no les viene nada mal en verano.

Manuel Mesa, miembro de la Comisión de Fiestas, definió la Carrera del Agua como "algo característico" de Lanjarón, mientras que el alcalde del municipio, Eric Escobedo, incidió en que la noche de San Juan "es la más esperada por los cañoneros" y resaltó que en las horas previas se palpa "un nerviosismo y una ilusión indescriptibles".

Otra importante tradición que se celebra en plenas fiestas de Lanjarón es la denominada Pública, que tiene que ver con el jamón. Este manjar se ofrece en las calles y los visitantes pueden degustarlo al ritmo de los bailes de las comparsas que no dejan de sonar durante toda la tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios