El municipio dedica una calle a un guardia civil asesinado por ETA

  • Miguel Hernández Espigares murió a los 23 años en un atentado en Azpeitia en 1980

El pleno del Ayuntamiento de Guadix aprobó ayer por unanimidad un texto en el que se propone dar el nombre del guardia civil Miguel Hernández Espigares a una calle, plaza o centro municipal. Nacido en Guadix, Hernández Espigares murió en un atentado de ETA en Azpeitia en 1980.

A la sesión acudieron dos representantes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, Cecilio Medina y José Guerrero. Medina destacó la satisfacción del reconocimiento al agente de la Guardia Civil accitano, "tanto para él, que lamentablemente falleció, como para su familia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios