El municipio se vuelca con los propietarios de chiringuitos

Los chiringuitos no dejan de estar en el candelero político, máxime en estos momentos en los que se inicia la temporada y ven peligrar uno de sus principales atractivos, los espetos. La Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que hace pocos meses adquiría las competencias que les afectan, les prohibe instalar barbacoas en las playas reabriendo de nuevo un conflicto que ya dura demasiado tiempo. Eso es lo que afirma el presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical, Francisco Trujillo, pese a que el delegado provincial asevere que la prohibición no es del todo cierta, ya que -según sus declaraciones- sólo afecta a los establecimientos que no tienen sus concesiones renovadas y en firme, situación que atañe de forma "especial" a los chiringuitos de las playas de Almuñécar y La Herradura, pendientes también de la renovación y regulación de sus concesiones desde hace años.

La alcaldesa de la ciudad sexitana, Trinidad Herrera, les mostró ayer el apoyo del Ayuntamiento a la hora de exigir una solución urgente y definitiva a esta situación. "No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras se perjudica una y otra vez a los empresarios de los chiringuitos de nuestras playas, porque del buen funcionamiento de sus negocios depende la estabilidad económica de muchas familias y la propia imagen turística de nuestro municipio".

El Ayuntamiento de Almuñécar va a trabajar de la mano de los empresarios de los chiringuitos hasta que se dé por zanjado el problema. "Vamos a solicitar una reunión urgente con los responsables de la Consejería de Medio Ambiente para pedirles una respuesta clara y sin ambigüedades que dé solución a la problemática que afecta desde hace años a este sector empresarial", señaló Herrera. Y añadió que van a estar del lado de los empresarios y profesionales del sector para exigir que los establecimientos de Almuñécar y La Herradura tengan los mismos derechos que los de cualquier provincia andaluza y española", dijo la alcaldesa.

A esta petición de soluciones se han sumado los representantes de las asociaciones empresariales del municipio: hoteleros, comerciantes, restauradores, taxistas, Consejo Regulador de la Chirimoya… Todos han mostrado su apoyo a los empresarios de los chiringuitos porque consideran que éste es un problema que afecta a todos. "Si se prohiben los espetos en nuestras playas y en otras se permiten se está discriminando a un sector empresarial por el simple hecho de estar instalado en una playa de la provincia de Granada y no en una de Málaga o Cádiz, algo que no podemos consentir", afirmó José Andrés Fernández, presidente de la Asociación de Hosteleros.

Por lo tanto, los chiringuitos de las playas de la Costa Tropical no están solos a la hora de pedir que los espetos sigan haciendo las delicias de los veraneantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios