Un pastor acusa al alcalde de matar de hambre a su rebaño requisado

  • El primer edil asegura que sólo han muerto los animales más viejos después de su traslado a una nave municipal, pues antes estaban en un corral próximo a las casas

Un pastor de Escúzar, Florentino Romera, responsabiliza al alcalde de la localidad, Manuel Alférez, de la muerte por hambre de sus ovejas, que le fueron requisadas tras una protesta vecinal, algo que el regidor municipal ha desmentido argumentado que fallecieron por "viejas".

Alférez (PP) aseguró ayer que las ovejas halladas muertas en la localidad "no son una decena, ni han muerto de hambre", sino que han fallecido "las más viejas del rebaño", que como viene siendo normal, puede ser hasta cinco cabezas al mes.

Estas declaraciones se producen después de que el pastor del rebaño denunciara al diario 20 minutos que "1.200 ovejas han muerto de hambre", desde que le fueron requisadas y trasladadas a una nave del Ayuntamiento por las condiciones sanitarias del espacio anterior y estar ubicado en el casco urbano, algo que provocó las quejas de los vecinos.

Según explicó el alcalde, todo comenzó con una recogida de firmas de los vecinos en 2006 para protestar por la ubicación del corral en casco urbano, y en mayo de 2007, diez días antes de las elecciones, la anterior alcaldesa, Ana Navarro (PSOE), desalojó el ganado de forma judicial.

Para Alférez, la ex alcaldesa "no lo hizo correctamente, ya que no aportó la documentación debida, con la que hoy tendría el Ayuntamiento las espaldas cubiertas".

Asimismo, el ganado se quiso trasladar a dependencias municipales por el "estado insalubre" en el que se encontraba la cabaña, mientras se solucionaba la situación.

El Ayuntamiento quedó como responsable legal de las ovejas mientras se resuelve el proceso judicial, en el que el pastor reclama al consistorio 9.000 euros de indemnización por las pérdidas, mientras que el Ayuntamiento pide más de 48.000 euros por el cuidado y manutención de los animales.

El alcalde mantiene que el pastor "no quiere el ganado sino la indemnización", debido al alto coste de mantener un rebaño en un lugar donde "no hay terrenos para pastar", y que el Ayuntamiento "no puede ni subastar ni vender" porque no son ganaderos.

Alférez solició ayer la mediación de la Junta de Andalucía, que hasta el momento, asegura, no ha respondido a sus escritos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios