Los pescadores amenazan con parar los barcos y reducir plantillas

  • Aseguran sentirse "arrinconados" y se plantean una acción que supondría mandar al desempleo a los marineros

Comentarios 1

El sector pesquero de la costa granadina se siente "arrinconado" por las cada vez mayores exigencias de las administraciones en cuanto a su actividad, que se suman a su ya de por sí precaria situación. Tales son las circunstancias que los armadores se plantean parar sus barcos de forma indefinida, lo que supondría mandar al desempleo a los marineros que trabajan en ellos.

La Cofradía de Pescadores de Motril mantuvo el sábado una reunión en la que se tomó la decisión de lanzar el ultimátum, tras "tres años en los que el sector no tiene beneficios", según explicó ayer el patrón mayor, Ignacio López Cabrera. Si bien las capturas se mantienen, la bajada de los precios de los productos combinada con la subida del gasoil hacen que los propietarios de los barcos apenas puedan cubrir los gastos y pagar los jornales cada vez que salen a la mar, cuando no terminan con pérdidas.

"Si esto no mejora, lo más seguro es que tengamos que parar y mandar la gente al paro", asegurado López, situación que se prolongaría "por lo menos durante un tiempo considerable". La gota que colmó el vaso son las continuas exigencias de las administraciones, pues la Unión Europea ha obligado a cambiar las redes de pesca, mientras que el Gobierno central decidió que los barcos deben equiparse con nueva tecnología, que a juicio de los pescadores es innecesaria.

Esta última obligación consiste en dos aparatos que a cada embarcación le supondrán un coste de entre 5.000 y 6.000 euros, una inversión que no se plantean teniendo en cuenta los escasos beneficios obtenidos en los últimos tiempos. En conjunto, atender a todos estos requerimientos burocráticos les podría suponer "unos 18.000 euros" a cada barco, según López Cabrera.

El patrón mayor aseguró que estos equipos son "totalmente prescindibles", ya que uno de ellos es un dispositivo de localización, pese a que ya cuentan con "una caja azul" que le permite al Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino conocer la posición de cada barco. Sin embargo, otro ministerio, en este caso Fomento, exige unos aparatos distintos con la misma finalidad. "Ellos creen que tenemos una actividad económica alta, pero somos barcos pequeños que nos dedicamos a la pesca artesanal", concluyó Ignacio López.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios