Los policías: unos amigos que siempre velarán por ti

  • Más de 500 escolares de Motril acudieron esta semana a una jornada de exhibición de la Policía Nacional · Los niños conocieron todos los grupos y unidades policiales

La Plaza de Toros de Motril se convirtió esta semana en una comisaría de policía. Más de 500 escolares de diez colegios del municipio, además de decenas de curiosos, contemplaron con asombro las evoluciones y demostraciones que hicieron los agentes de la Policía Nacional, que celebraron una jornada de puertas abiertas en el coso taurino.

La mayoría de los niños se sorprendieron cuando pudieron ver en vivo cómo los perros encontraban estupefacientes escondidos en ruedas de coches. Algunos se preguntaban si la droga era de verdad y si no estaba todo preparado.

Mas tarde llegaron los explosivos y los nervios. Algunos niños se mordían las uñas o se tapaban los oídos antes de que el robot detonara el objeto explosivo, situado en el centro de la plaza. Pero el susto se pasó rápido. Otro buen momento fue cuando apareció el helicóptero y, pese al viento, se pudieron ver sus demostraciones.

Antes de estas exhibiciones, y con un tremendo ajetreo por parte de todos los funcionarios de policía que participaron en las demostraciones, se dividieron a los niños en grupos de 30 para hacerles un recorrido por distintos expositores donde pudieron contemplar cómo trabajaba la policía científica identificando o simplemente dando forma a las huellas que los niños habían dejado previamente en un papel.

También conocieron el funcionamiento y material de la Unidad de Intervención Policial (UIP). Por su parte, los Tedax pusieron en funcionamiento el robot desactivador de explosivos y hicieron partícipes a los niños mandando al robot a que buscara alguna cadena de metal que llevaran los jóvenes puestas o escondidas.

Los perros, traídos de Málaga, y tal vez lo que más expectación levantó entre los niños, buscaron droga, explosivos e incluso detuvieron a un sospechoso que había realizado un tirón de un bolso momentos antes. Los perros se dejaron tocar e incluso jugaron con los más pequeños. Y es que, "uno de los requisitos para ser perro policía es ser muy juguetón" explicó uno de los monitores policiales.

En la Brigada judicial vieron cómo los agentes toman las huellas y conocieron distintos tipos de armas. En esta parte, la pregunta era obligada: "Y dónde apuntáis, ¿a la cabeza?". Cuestión que tuvo una respuesta rápida: "Veis demasiada televisión". "Intentamos siempre no matar a nadie. No apuntamos a sitios vitales".

Al final, los niños disfrutaron de los coches, motos, de las sirenas y, sobre todo, de la radio. Tanto fue así que se llegaron a formar colas para subir a estos vehículos.

Esta jornada de puertas abiertas ha sido el colofón a las actividades que ha realizado la comisaría de Motril durante todo el año con alumnos, profesores y padres en los centros que se encuentran inscritos al Plan Director de la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar, que busca acercar a los niños a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

El responsable de la Comisaría de Policía de Motril, Jesús Herranz, apuntó que «era necesario buscar una coordinación entre los colegios y la Policía para abordar la solución de los problemas más preocupantes» y que lo único que han buscado es demostrar que la Policía "es un servicio publico más que esta a disposición de los ciudadanos". "La Policía es vuestra amiga"

A juzgar por lo que aplaudieron, gritaron y preguntaron, los escolares pasaron un buen rato y despejaron muchas dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios