El pleno de los presupuestos concentra una fuerte protesta de vecinos y trabajadores

  • La Policía Local llegó a intervenir para impedir a un centenar de manifestantes su acceso al salón de plenos del Ayuntamiento · PSOE e IU abandonaron el debate ante la decisión del equipo de gobierno

Los presupuestos del Ayuntamiento de Motril fueron ayer aprobados por unanimidad en un pleno extraordinario en el que el protagonismo no recayó en las cuentas municipales, sino en los cinco colectivos que acudieron al edificio consistorial a manifestar su disconformidad con la gestión del gobierno local. Los grupos de la oposición, PSOE e IU, ante la decisión del Ayuntamiento de negar el paso a un centenar de manifestantes, abandonaron el pleno, dejando a los representantes del equipo de gobierno debatir en solitario la aprobación de las cuentas.

Minutos antes de que comenzara la celebración del pleno extraordinario, más de dos centenares de personas -entre las que se encontraban bomberos, agentes de la Policía Local, trabajadores de Limdeco, personal municipal del Ayuntamiento y vecinos del Balcón de San Fernando afectados por la futura construcción de un crematorio- se congregaron ante las puertas del Ayuntamiento para asistir al debate de los presupuestos y protestar contra el alcalde motrileño, Carlos Rojas.

Sin embargo, más de la mitad de los congregados se vieron obligados, incluso con la intervención de la Policía Local, a permanecer fuera del recinto municipal. El motivo, según fuentes del equipo de gobierno, no era otro que la falta de aforo del salón de plenos. Sin embargo, para los miembros de la oposición y de los colectivos afectados por la prohibición la decisión del equipo de gobierno motrileño tiene mucho que ver con "las maneras dictatoriales" del alcalde, Carlos Rojas.

El portavoz del grupo municipal socialista, Manuel García Albarral, aseguró que la actitud del equipo de gobierno se debe a que "Rojas no ha tenido la gallardía suficiente para afrontar los muchos problemas que él mismo ha generado en los últimos seis meses". Y, según el socialista, no sólo los manifestantes se vieron afectados por la actitud del primer edil. "Al entrar, los agentes de la Policía Local han cacheado y registrado a varios concejales de la oposición, a los que incluso les han quitado el paraguas", señaló incrédulo García Albarral. Así que, tras una primera intervención de los socialistas, tanto los concejales del PSOE como los de IU decidieron "por solidaridad" abandonar el pleno.

Uno de los miembros de la Junta de Personal del Ayuntamiento de Motril -que solicita mejores salariales para los funcionarios y personal laboral- y responsable de la Confederación General de Trabajadores, Ángel Coello, indicó que "hacía muchos años que no se veía una actuación tan cerrada, cerril y prepotente" por parte de los representantes municipales.

Los vecinos del residencial Balcón de San Fernando también acudieron ayer a protestar ante la posible instalación de un crematorio cercano a sus viviendas. Uno de los miembros de la asociación vecinal explicó que lo que el alcalde debería hacer es "echarse a la espalda al pueblo en lugar de a cuatro empresarios".

Al finalizar la sesión, Carlos Rojas, que salió del Ayuntamiento escoltado por la Policía Local, atendió a los empleados de Limdeco y a los afectados por el crematorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios