Las protestas por el crematorio se recrudecen con su puesta en marcha

  • La Asociación a favor de las personas con dispacidad San José ha recogido más de 10.000 firmas contra su instalación

Comentarios 2

La polémica por la instalación de un crematorio en el tanatorio de Guadix, junto a la Asociación a favor de las personas con discapacidad San José, está en su punto más álgido, habida cuenta que ya ha comenzado su actividad. Desde la Asociación critican la cercanía de esta instalación a las residencias del centro, donde habitualmente viven más de trescientas personas con deficiencia mental, muchas de ellas, tal y como recuerdan desde la asociación, con un precario estado de salud.

Y es que según denuncian, una infraestructura de estas características debe de estar a una distancia mínima de 2.000 metros, según el reglamento de actividades molestas, insalubles, nocivas y peligrosas. Así lo explicó Rosa Martínez, presidenta de la asociación; Hilario Vico, licenciado en Medio Ambiente; y José María Nanclares, abogado de la Asociación que se ocupa del caso. Según explicaron, la cremación libera una serie de gases que son perjudiciales para la salud como el monóxido de carbono, materia en forma de partículas; cloruro de hidrógeno, óxidos de nitrógeno, mercurio, metales pesados, dióxido de sulfuro o dioxinas. Todos estos materiales, unidos a la cercanía del centro y la delicadeza de la salud de los residentes, hace que la polémica esté servida.

Según la presidenta, se han recogido más de 10.000 firmas oponiéndose a la ubicación del crematorio en ese lugar. Tanto el abogado de la asociación como la persona encargada de hacer el informe medioambiental, explicaron que existen diversas normativas y convenios tanto nacionales como internacionales donde se regula la emisión a la atmósfera de materiales como los que, afirman, despide la combustión de un crematorio.

Según aclararon, en ningún caso están en contra de la instalación de ese servicio en Guadix, sino que se haga tan cerca de centros de residencia. Para solucionar este problema, explican que la asociación ofreció a la empresa funeraria unos terrenos en otro lugar, oferta que "fue rechazada".

Sin embargo, la empresa que explota el crematorio cuenta con la autorización de la Junta de Andalucía, por lo que ya han comenzado la actividad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios