La rápida actuación de la Policía evita la muerte de un hombre

Agentes de la Policía Nacional, pertenecientes a la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Local de Motril, evitaron el miércoles de la semana pasada el fallecimiento de un vecino de la localidad, mientras se encontraba en su domicilio, en una céntrica calle de Motril, según informaron fuentes de este cuerpo.

Este periódico pudo saber que se trataba de la calle Pozuelo, en la que vivía un hombre solo. Una vecina avisó de que la puerta de su piso se encontraba abierta, de que había ruidos extraños, y que estaba "todo tirado por el suelo", según señalaron los testigos.

Ante esta situación, la mujer sospechó que podrían haber entrado ladrones, ya que el hombre no respondía a sus requerimientos, por lo que decidió avisar a la Policía Nacional.

Cuando los agentes llegaron al lugar, adoptaron las medidas de seguridad oportunas, ya que en un principio parecía un robo. Una vez en el interior de la vivienda, hallaron a un varón de 64 años, tumbado en su cama, muy nervioso, desorientado y agresivo, por lo que los policías le prestaron primeros auxilios, y avisaron a Emergencias.

Los médicos certificaron in situ un "cuadro confusional", y sedaron al individuo. Posteriormente trasladaron al individuo hasta el Hospital Santa Ana de Motril, donde quedó ingresado en la UCI. Según fuentes médicas, padece un derrame cerebral, del cual está siendo tratado. Su vida hubiera corrido serio peligro si el traslado urgente se hubiera demorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios