El segundo día de huelga se cierra sin acuerdo y 200 toneladas de basura en la calle

  • Los trabajadores no aceptaron ayer la propuesta realizada por la empresa, a la que creen presionada por el Consistorio

Todo el mundo aseguraba que ayer se produciría el acuerdo entre los trabajadores de Limdeco y el Ayuntamiento de Motril, representado por la empresa. Al final no fue así y la asamblea, por una amplia mayoría, no aceptó la última propuesta realizada ya que, según los sindicatos, no se acercaba a la que se había dado de palabra el día anterior. Esa primera oferta consistía en un convenio a tres años que incluiría un incremento salarial para 2007 del IPC más un punto para todos los trabajadores y lo mismo en 2008 excepto para los peones, que percibirían un aumento de 1,2 puntos más el IPC. En 2009 la subida sería del IPC más 1,2 puntos para todos y de 1,5 para los peones, explicó el secretario del comité de empresa, Perseverando Rodríguez.

Si embargo, la propuesta recibida ayer por los trabajadores consistía en un convenio a dos años con un incremento salarial del IPC en 2007 y en 2008 de un punto para la plantilla y de 1,2 para los peones. Además, aplazaba a un año la reivindicación de que pasen a plantilla 25 trabajadores con contratos discontinuos. Según el Ayuntamiento, esa propuesta incluye también el pago en enero de los atrasos de este año y la revisión en 2009 del IPC en una sola paga.

El hecho de no haber realizado la misma oferta ha calentado los ánimos de los trabajadores que ya estaba alterados cuando ayer por la mañana, pese a la lluvia, no se le permitió la entrada al Consistorio para mantener reuniones con los responsables políticos. Así las cosas, decidieron en la asamblea de las 13.30 horas continuar con la huelga indefinida hasta que se produzca una nueva negociación. Durante la tarde de ayer se produjeron varios encuentros con representantes de la empresa.

Rodríguez criticó que la Policía Local les hubiera impedido celebrar la asamblea en el Ayuntamiento, y aseguró que la dirección les había comunicado que seguirán intentando llegar a un acuerdo con los responsables políticos que mejore esa oferta. De igual forma, acusó al equipo de gobierno de haber instado a la dirección de la empresa a que ordene trabajar al mayor número de efectivos posibles en la recogida de basuras, "incumpliendo así los servicios mínimos pactados".

Por su parte, el equipo de gobierno pidió disculpas a los ciudadanos por los problemas surgidos con la huelga y adelantó que los trabajadores que no deseen secundarla tendrán seguridad para realizar sus labores.

De esta manera el concejal de Economía e Interior, José García Fuentes, aseguró que en la noche del 24 al 25 algunos trabajadores de la propia empresa se dedicaron a desplazar contenedores, volcar papeleras y esparcir basura, hechos considerados como actos vandálicos y que la Policía Local está investigando. El edil manifestó que los trabajadores que no quieran secundar la huelga están en su derecho y tendrán seguridad garantizada.

García Fuentes aportó datos económicos en los que pone de relieve que el 80 por ciento del presupuesto de la empresa pública está destinado a los trabajadores que además tienen unas condiciones y ventajas superiores a los de otros convenios. El concejal aseguró que tras de esta huelga hay trasfondo político al producirse tras las elecciones municipales y a poco tiempo de las generales y autonómicas.

Por su parte el responsable de Medio Ambiente y Limpieza, Antonio Escámez, recordó que cuando se pasó de una empresa en la ruina a la de igualar a los trabajadores con el resto de los empleados del Ayuntamiento fue justamente la primera vez que el accedió a tener esta responsabilidad en el anterior mandato del popular Carlos Rojas. Escámez dijo no entender como se antepone desde el comité de empresa subir los sueldos a tener un mayor número de trabajadores fijos, recordando que actualmente no hay un trabajador de Limdeco que gane menos de 1.200 euros al mes. Con la última propuesta, los trabajadores que menos gana cobrarían 19.000 euros anuales. También subrayó que parece que lo quieren es solo que haya huelga, "a lo mejor porque se aproximan unas elecciones en vez de que Motril esté limpio".

El alcalde de Motril, Carlos Rojas, dijo ser optimista en la negociación al existir una clara voluntad del Ayuntamiento a alcanzar un acuerdo, aunque apuntó que se encuentran preparados por si la huelga fuera de larga duración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios