Los seguros agrícolas cubrirán por primera vez el rajado de frutos por la lluvia

  • Las organizaciones agrarias han logrado que la línea 18 de cultivos protegidos incluya este fenómeno en los cultivos

Después de un invierno especialmente crudo en el que fueron muchos los agricultores que perdieron su cosecha a causa de las persistentes lluvias, se puso en evidencia que los seguros agrícolas no cubrían todas las necesidades del sector. Así, después de varias negociaciones y peticiones realizadas por la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) y por otras organizaciones, se ha conseguido que la línea 18 de cultivos protegidos (de la que forman parte lo daños por inundación, lluvia torrencial, lluvia persistente, nieve, incendio y virosis) incluya por primera vez la cobertura especial para el rajado de los frutos a causa de la lluvia.

Se viene dando la circunstancia, además, de que todos los años se añaden nuevas coberturas, según se van dando circunstancias que así lo demandan. La única alternativa que tienen los agricultores es la de contratar seguros, ya que aquellos que no lo hicieran no han tenido derecho a nada. Sin embargo, la tendencia ha sido a la baja en los últimos tiempos, "ya que los agricultores no han encontrado respuesta cuando más lo han necesitado", según comenta el secretario provincial de COAG, Miguel Monferrer. Así ha sucedido este año cuando los frutos presentaron grietas a causa de la humedad provocada por lluvias que duraron varias semanas.

Pero esta situación cambió a partir de ayer, el primer día en el que comenzó el periodo del seguro de cultivos protegidos y que se prolongará hasta el próximo día 30 de septiembre. Para ello, los agricultores tienen que acudir a la oficina más cercana de COAG Granada y contratar la póliza correspondiente a la línea 18 de cultivos protegidos, que conlleva este año un descuento medio del 7%, que podrá ser superior en función de cada caso. Será de aplicación para la próxima campaña agrícola.

Las pérdidas a causa de esta lluvia se han llegado a contabilizar hasta en un 30% en algunos meses del año. Las condiciones de esta nueva cobertura son las mismas que para el resto de riesgos excepcionales, es decir, daños superiores al 20% y una franquicia absoluta igualmente del 20%. Además, en el caso del rajado, éste debe afectar tanto a la piel como a la pulpa del fruto, de lo contrario no será cubierto por el seguro. El resto de riesgos excepcionales continúa en las mismas condiciones que el año pasado. También se están estudiando las condiciones de la línea 52, del cultivo del tomate de invierno, que se conocerán en los próximos días.

Miguel Monferrer acudió ayer junto al resto de sus homólogos de Asaja, UPA y cooperativas agroalimentarias a la puerta del Palacio de Congresos y Exposiciones de Mérida donde se reunían los ministros de Agricultura de la UE en consejo informal, para protestar por la situación tan precaria del sector. De la delegación granadina, que acudió en autobús, acudieron unas 200 personas para participar en la protesta.

-30%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios