motril

Los taxistas comienzan una huelga indefinida al inicio de las fiestas

  • Entre los cambios, el gremio exige nuevas paradas y mayor seguridad en las playas

El paro comienza en la semana de mayor afluencia de turistas del año. El paro comienza en la semana de mayor afluencia de turistas del año.

El paro comienza en la semana de mayor afluencia de turistas del año. / rosa fernández

Desde el lunes, los taxistas motrileños llevan a cabo un paro indefinido coincidiendo con los días de feria y la mayor afluencia de turistas del año. "Sentimos las molestias a los ciudadanos, pero la situación es desesperante" dicen los integrantes de Radio Taxi y Tele Taxi, las dos asociaciones profesionales existentes en la ciudad. Es la primera vez que todo el sector local -formado por 38 profesionales- se une para hacer una medida de presión de este tipo.

Entre sus reivindicaciones se encuentran el fin del intrusismo, el cambio de ubicación de la parada de taxis de la nueva estación de autobuses, la habilitación de marquesinas en la Avenida de Andalucía o una nueva parada a la altura de Hoyo 19.

Emilio Esteban, presidente de Radio Taxi, explica que "uno de los problemas que tenemos es que los domingos de madrugada, cuando vienen multitud de usuarios de los chiringuitos, se ponen nerviosos y nos tiran vasos, por lo que pedimos que se nos cree dos puntos de recogida, y a la vez que tengamos ayuda policial para controlar a esas personas".

También piden sentarse en una mesa con los responsables del autobús urbano para ponerse de acuerdo para prestar el servicio de transporte de la playa, "ya que ahora mismo somos a partir de las 6 de la mañana los únicos que los prestamos y la gente nos culpa a nosotros de esa situación, pagando los platos rotos de una mala gestión de ese servicio".

Además, piden un cambio de localización de la parada en la nueva estación de autobuses, ya que "es distinta de la que se solicitó, teniendo en cuenta que no se había planificado ninguna en este lugar y nos obliga a hacer un giro peligroso".

Otro problema son las tarifas en el trayecto a la playa. Ahora mismo están cobrando por taxímetro o por un precio establecido, que es 7 euros de bajada hacia el camping y 12 euros la recogida por los mismos kilómetros. Los taxistas piden que se iguale de 8 euros en la ida y 8 en la vuelta, algo que el Ayuntamiento no ha aprobado. "Y los clientes se quejan a los taxistas, sin ir más lejos el sábado pasado casi le pegan a un compañero porque decían que había cobrado un precio distinto para subir que para bajar".

Aparte de los problemas en el trayecto hacia la playa, se quejan de que "en la puerta del ferial, nos ponen en una esquina, sin luz y con dos autobuses delante".

El intrusismo es otro de los temas que les preocupan. Se acogen a que según un decreto andaluz, sólo pueden recoger en el lugar de procedencia de su licencia y creen que hay "dejadez" por parte del Consistorio para combatir ese problema.

La gota que colmó el vaso y que incendió el comienzo de la huelga, según explican, fue que la responsable de Seguridad Ciudadana, Mari Ángeles Escámez, no quisiera recibir a todos los taxistas que acudieron para reunirse con ella, sino sólo a los representantes, cuando dicen haber mantenido ya cuatro en este año sin fruto con los dos portavoces y exigen que les ofrezca explicaciones también a sus compañeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios