Los trabajadores esperan una oferta para desconvocar la huelga de basuras

Una nueva esperanza surgió ayer en torno a la huelga de recogida de residuos convocada en Motril desde el próximo 25 de diciembre, cuando todo parecía encaminado irremediablemente a esa medida. Los trabajadores han decidido en asamblea renunciar al convenio colectivo provincial al que pretendían igualar sus salarios, y hoy elevarán al Consistorio una nueva propuesta para su convenio colectivo. "El balón está en el tejado del Ayuntamiento", aseguran ahora los trabajadores, que hoy se reunirán con el alcalde Carlos Rojas y con los concejales de Economía y Medio Ambiente.

Los nueve delegados del comité de empresa, que hasta ayer discrepaban en su postura respecto a la convocatoria de huelga, parecen remar ahora en la misma dirección. Si bien los trabajadores, reunidos en asamblea, acordaron ayer por unanimidad mantener la convocatoria de huelga, se muestran dispuestos a negociar con la empresa pública Limdeco renunciando a su anterior petición, consistente en igualar sus salarios a los del convenio provincial del sector.

Ahora los trabajadores están dispuestos a aceptar una subida salarial del 1,5 por ciento, además del IPC, "que es lo que teníamos preacordado con el anterior equipo de gobierno", explicó el secretario del comité de empresa, Perseverando Rodríguez. Sólo hacen una salvedad en el caso de los peones, "el colectivo más desfavorecido salarialmente", para el que se pedirá un 0,5 por ciento más, es decir, el IPC más dos puntos. Respecto a las demás mejores sociales, pretenden que se mantengan todas las que se habían conversado con la anterior corporación. Otra de las exigencias de los trabajadores de Limdeco radicará en la situación de los fijos discontinuos, para que pasen a formar parte de la plantilla. En concreto, se centran en los casos de dos trabajadores eventuales "que tienen una condición irregular en la empresa", para los que piden que se conviertan en fijos indefinidos en 2008.

Los cinco delegados del comité de empresa que apoyaban la huelga -pertenecientes a CCOO, CGT y CNT- han pedido el respaldo de los otros cuatro miembros -de UGT, CSIF y el delegado de CCOO que se había desmarcado de su sección sindical- para acudir conjuntamente a negociar con la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios