Los vecinos piden que se recoja por escrito que el crematorio no funcionará

  • Aunque tienen un compromiso por parte del Ayuntamiento, consideran que el horno debe precintarse para que no se use

Pese a que contaban con la palabra del equipo de gobierno de que se anularía la licencia municipal del crematorio que se construye en la carretera de las Ventillas de Motril, los vecinos del barrio Balcón de San Fernando piden la firma de un documento que impida su puesta en funcionamiento. Tras organizar una ruidosa manifestación frente al Ayuntamiento para protestar contra la instalación, el martes fueron recibidos por el alcalde, quien les prometió anular la licencia en caso de que no cumpla con la normativa.

Los vecinos no están en contra del tanatorio, pero sí del horno que incluye el edificio destinado a la cremación de difuntos. Por ello, aunque existen compromisos por parte del gobierno municipal, afirman que "no vamos a parar hasta que se precinte el crematorio y se demuela la chimenea". Según el presidente de la asociación, David Martín, "lo único que se nos ha prometido hasta ahora es que van a mirar si cumple las medidas medioambientales en cuanto a emisión de gases", pero a día de hoy "seguimos sin tener nada". "Queremos un compromiso firme a tres bandas entre los políticos, los propietarios del tanatorio y los vecinos de que esa instalación no llevará un horno crematorio, y que lo ubiquen en otra zona", aseguró.

Paralelamente, los vecinos están recogiendo firmas para exigir la creación de una ordenanza municipal, "y si es necesario a nivel andaluz, para que el mismo malestar que estamos pasando nosotros no lo pasen otros vecinos". Con ella pretenden el establecimiento, entre otras normas, de unas distancias mínimas respecto a las viviendas para este tipo de instalaciones. En el caso de esta barriada, se trata de 500 familias que argumentan haber comprado allí sus viviendas "buscando tranquilidad".

"Lo que no han querido otras ciudades, nosotros tampoco lo queremos", aseguró el presidente de la asociación, que sacó a relucir sentencias que han obligado al cierre de crematorios en otras provincias por su cercanía a los núcleos urbanos. Incluso han acudido al programa de televisión Caiga Quien Caiga, amparándose en una ley de la década del sesenta que impide su instalación a menos de 500 metros. Martín señaló que un bloque del barrio se sitúa a "20 metros" del edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios