EL FUTURO DE LA UNIVERSIDAD

Bolonia, cara y cruz

  • El nuevo Espacio Europeo de Educación Superior entrará en vigor en 2010. La comunidad universitaria está dividida ante los próximos cambios. El sistema se basa en el modelo educativo anglosajón y el de las universidades privadas

La polémica está servida. Desde que se firmó el conocido como Plan de Bolonia en 1999, profesores y alumnos discrepan sobre las consecuencias de este nuevo sistema educativo, aunque las voces en contra no se han alzado hasta hace poco cuando las informaciones sobre el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) han comenzado a circular.

Este nuevo modelo educativo universitario entrará en vigor a partir de 2010. Sin embargo, todos coinciden, sean del bando que sea, que existe una gran desinformación. El nuevo sistema persigue el modelo anglosajón, puesto en práctica por las universidades privadas. Se pretende que las clases sean más personalizadas, con un menor número de alumnos y aumenten las horas prácticas. Hoy, un crédito son 10 horas de clase y con el EEES serán 25 horas de trabajo por crédito. El objetivo es formar al estudiante para el mundo laboral, según la demanda de las empresas. Así, todas las carreras se igualarán a tres o cuatro años. No habrá ni diplomaturas ni liceciaturas, sino grados. Para especializarse y acceder a las empresas será necesario estudiar un posgrado de dos años o algún máster, imprescindibles para hacer el doctorado.

Los alumnos contrarios alegan que las matrículas se encarecerán y no todos podrán acceder a la Universidad, mientras muchos profesores ven en el EEES una oportunidad única al homologar todas las titulaciones a nivel europeo.

Demasiadas discrepancias a dos años sólo de la nueva era universitaria.

OPINIONES:

Eduardo Blanco. Profesor de Física de la Universidad de Cádiz. "Es bueno que haya voces críticas"

La Universidad de Cádiz lleva varios años trabajando en el nuevo sistema con experiencias pilotos, cursos de formación del profesorado y nuevas tecnologías a pesar de la incertidumbre que gira en torno al Espacio Europeo, según comenta el vicerrector Eduardo Blanco. “Estoy convencido que será muy positivo. Se profundizará en los aspectos prácticos en virtud de la demanda laboral”. Por otro lado, “los alumnos se muestran reticentes ante la nueva ley pero, aunque no comparto sus opiniones, es bueno que haya voces críticas porque así el sistema mejorará”. Asegura que serán más libres que ahora, ya que las universidades podrán elegir las titulaciones que quiere impartir.

José M. Gómez. Profesor de Derecho del Trabajo en la Universidad de Sevilla. "Bolonia es una oportunidad, no un problema"

Las voces en contra alegan la supresión de las becas del Ministerio (MEC) y la privatización de las universidades, sin embargo, profesores como José Manuel asegura que esto no ocurrirá. “Se está haciendo mucha demagogia sobre el tema. Pero si no se conduce bien el proceso se corre el riego de mercantilizar la universidad, de convertirla en suministradora de manos de obra. No creo que se llegue a este extremo”. El profesor ve en Bolonia una gran posibilidad para la libre circulación de alumnos por Europa. “Hay que plantearse Bolonia como una oportunidad y no como un problema. Sólo hay que cambiar de mentalidad”. Para Gómez, el sistema mejorará la metodología docente.

Lara Monrosi. Estudiante de Periodismo de la Universidad de Sevilla. "No dudamos en encerrarnos como protesta"

La representante de la delegación de alumnos de la facultad de Comunicación de Sevilla (en el centro de la imagen) se muestra, al igual que sus compañeros, a favor de la homologación de los títulos a nivel europeo y de las clases personalizadas pero “¿qué medidas se van a tomar”, se pregunta. “El precio de la matrícula subirá como medida de restricción, el consejo universitario estará en manos de las empresas, será muy complicado estudiar y trabajar a la vez, y, además, los graduados sabrán de todo pero nada en profundidad”, opina. Los alumnos de la Universidad de Sevilla han llevado a cabo manifestaciones “y no dudamos en volver a encerrarnos”.

Jonathan González. Estudiante de Derecho de la Universidad de Granada. "Faltan medios, no estao"

Este estudiante de Derecho forma parte de uno de los primeros cursos pilotos que ha puesto en marcha la Universidad de Granada, sin embrago, no está muy satisfecho con el resultado. “Es mucho más trabajoso, se hacen más prácticas y, aunque seamos 50 los matriculados, siguen siendo grupos extensos”. Se queja del desconocimiento que existe y la falta de recursos. “Los países del norte están preparados pero nosotros no. Algunos llevan más de 20 años con el mismo sistema”, advierte. Las movilizaciones aumentan “y en la fachada de la facultad de Derecho siempre hay pintadas en contra. Pintan y vuelven a aparecer”. Unas manifestaciones también presentes en las aulas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios