Aconsejan acudir al médico cuando se detecten infecciones por hongos en las uñas

  • Píscinas y duchas públicas son algunos de los lugares donde es más común contraer la infección

Publicaciones recientes confirman que más de 1.300.000 españoles padecen onicomicosis (infección por hongos en las uñas), lo que supone un número mayor al de poblaciones de provincias como Asturias, A Coruña, Cádiz o Vizcaya2. Así se ha puesto de manifiesto en la presentación de la campaña No escondas tus uñas, avalada por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria y la Academia Española de Dermatología y Venereología.

La iniciativa, auspiciada por Laboratorios Galderma, pretende concienciar a la población general de que la onicomicosis (infección por hongos en las uñas) no es sólo cuestión de estética, y de que la detección y el tratamiento precoz son fundamentales a la hora de mejorar la efectividad del tratamiento y evitar contagios, cronicidad, deformaciones de las uñas y complicaciones con otras enfermedades como la diabetes o la anemia. La campaña estará presente en hospitales y centros de salud de toda España a través de carteles y folletos informativos. Tal y como ha destacado el doctor José Luis Garavís, vicepresidente de Semergen, con la llegada del buen tiempo los casos de onicomicosis se disparan, debido principalmente a que "algunos de los lugares donde es más fácil contraer la infección son las piscinas y duchas públicas y a que, además, el calor y la humedad favorecen su contagiosidad ya que los restos de uñas o queratina pueden permanecer mucho tiempo en ambientes húmedos y cálidos". El principal mensaje de la campaña es que los pacientes deben acudir al médico lo antes posible. Debido a que las lesiones por onicomicosis son indoloras, los pacientes las perciben como un problema únicamente estético. "No les conceden importancia y esperan que se resuelvan de forma espontánea -subraya el portavoz de Semergen-, ignorando que si dejamos evolucionar la infección sin un tratamiento adecuado, ésta puede representar un problema importante para el paciente: puede ser dolorosa, alterar la forma de caminar, ser causa de otras infecciones y llegar incluso a tener que recurrir a la extirpación quirúrgica de la uña".

Garavís insiste también en el riesgo de cronicidad cuando la onicomicosis no es tratada precoz ni adecuadamente, partiendo de que el proceso curativo es lento per se. "Incluso si se está realizando un tratamiento correcto -apunta- la uña tardará mucho tiempo en adquirir un aspecto normal, ya que tiene un crecimiento muy lento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios