Diferentes formas de estimular al bebé antes del nacimiento

  • Las técnicas prenatales tienen como objetivos lograr un vínculo afectivo con los padres y potenciar las habilidades y capacidades del cerebro del feto · Los expertos resaltan la importancia de su utilización como medida preventiva

Comentarios 1

Leer cuentos, poner música, realizar masajes en el vientre materno, acercar una linterna encendida o hacer ejercicios de relajación. Esas son algunas de las acciones utilizadas en la estimulación prenatal, un proceso que promueve el aprendizaje en los bebés cuando están en el útero, optimizando su desarrollo mental y sensorial.

Durante años se pensaba que el cerebro fetal era inmaduro, incapaz de pensar o tener memoria y que no era posible ningún proceso de aprendizaje que no fuese una respuesta refleja. Sin embargo, en la actualidad numerosas investigaciones afirman que el bebé, antes de nacer, es capaz de obtener y procesar información de diversos estímulos y que existe una relación entre el desarrollo del cerebro y los órganos de los sentidos del bebé dentro del útero. A ello hay que añadir el hecho de que el momento en la vida de una persona en que su cerebro está en pleno rendimiento coincide con la segunda mitad de gestación por lo que estimularlo correctamente en este periodo sería una gran ventaja de cara a su futuro.

"Consiste en enviar información al cerebro a través de los diferentes sentidos, para ayudarlo a madurar y crear conexiones neuronales. Por eso se trabaja especialmente con la estimulación visual a través de contrastes entre luz y oscuridad, la auditiva a través de sonidos y música, la propiocepción a través de masajes y el sistema vestibular a través de movimientos. Pero, es muy importante valorar el desarrollo de cada embarazo para determinar qué cantidad de estimulación se requiere y eso sólo lo puede hacer un profesional", explica Marta Rodríguez, directora de Avanza Asesores de Estimulación, quien apunta que el sistema vestibular es "el que nos permite orientarnos en el espacio y hará que el niño tenga buen equilibrio y coordinación. Factores que harán que el bebé se coloque de manera adecuada para enfrentarse al momento del parto".

Por su parte, el profesor de Técnicas de estimulación y director de la Asociación Vegakids, Víctor Estalayo, resalta la efectividad de las técnicas auditivas. "Es bueno estimular al feto mediante la vía auditiva entre las 20 y las 24 semanas de gestación, pero la estimulación temprana no basta. Además tiene que ser sistemática, es decir, que esté regulada por un plan que se realice a diario sin subordinarlo a ninguna clase de circunstancias como la euforia o la desgana, bienestar o malestar, vacaciones o trabajo intenso".

Un factor al que el profesor añade la abundancia: "El cerebro es tan glotón que nunca se sacia. Nosotros utilizamos una orquesta completa porque es un órgano muy complejo y estimulación no es instrucción. Optamos por dar una gran cantidad de estímulos, superior a su capacidad, y así lo desarrollamos".

Una opinión que contrasta con las conclusiones extraídas del estudio realizado por el grupo de investigación Neuroplasticidad y Aprendizaje de la Universidad de Granada, del que que se desprende los efectos perjudiciales que puede tener la estimulación precoz: "El entrenamiento en tareas demasiado complejas antes de que el sistema esté preparado puede producir deficiencias permanentes en la capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida".

Por su parte, la autora del libro La conciencia del bebé antes de nacer, Wendy Anne McCarty, introduce un modelo integrador de la experiencia humana temprana, el aprendizaje, desarrollo y cuidados que incluye nuestra naturaleza sensible e integra varios campos: las teorías actuales del desarrollo infantil, las nuevas investigaciones clínicas de los bebés que incorporan un estado consciente, la psicología prenatal y perinatal, las prácticas de paternidad y algunas ideas que conforman las nuevas ciencias de la física.

En cuanto a su conocimiento por parte de la población, Marta Rodríguez señala que "el simple hecho de hacer estimulación prenatal es novedoso porque la gente tiende a tomarse las cosas en serio sólo cuando se ha detectado un problema y es mucho más importante la prevención. No obstante, el número de personas que hace estimulación prenatal es muy reducido. No es lo mismo realizar diferentes ejercicios que podemos encontrar en Internet que una estimulación controlada por profesionales, adaptándose a la evolución del embarazo".

"Yo conocí las técnicas de estimulación prenatal a través de diversas páginas webs y por lo que me contaron varios conocidos. En concreto, llevo desde los seis meses poniéndole música a mi bebé y me gusta mucho porque es una interacción que tienes con tu hijo. Le pongo nanas, música clásica, temas románticos o relajantes, pero sobre todo busco que me guste también a mí. Lo que más me llama la atención es cómo responde a los sonidos de las canciones que ya conoce porque se las pongo todos los días. Es algo muy gratificante y noto que se relaja al mismo tiempo que yo", explica Reyes Hernández, una sevillana embarazada de ocho meses

Ana Belén Moreno también espera la llegada de su hijo en el próximo mes. Mientras, ella y su marido continúan comunicándose con él siguiendo las indicaciones que les dan en las clases maternales a las que acuden desde hace unos meses. "Nos aconsejan que acariciemos la barriga, que le hablemos y que le cantemos al niño. Quieren que lo acunes para que él que sienta que está protegido. También nos dicen que le pongamos música clásica para que el bebé se relaje y coja vínculos afectivos con nosotros".

Unos lazos que según las expertos son el punto de partida para las relaciones futuras del niño e incluso para la personalidad que tendrá en su vida adulta. Y es que estimular, en cierto modo, es mucho más que ejercitar o provocar ciertas respuestas de manera casi mecánica.

Cuando el bebé nace, se crea una relación muy fuerte entre madre e hijo a través de la mirada, pero durante el embarazo esta relación se construye a medida que se acrecienta el vínculo amoroso con el bebé por nacer. Es un encuentro donde se hace visible el pequeño, donde se conjugan experiencias actuales con aquellas que cada uno de los padres trae en su memoria de la propia infancia. Para ello es importante reconocer cuándo el bebé está despierto. explorando su pequeño mundo. Los padres deben conocer el desarrollo fisiológico y sensorial del niño durante el embarazo para poder favorecer, a través de la estimulación prenatal, al proceso madurativo del bebé. Unas técnicas que enseñan a vivir esos nueve meses como algo más que un momento de espera, ejercicios que convierten el embarazo en una etapa de motivación fetal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios