España se une a un proyecto para mejorar la farmacovigilancia

  • Esta iniciativa europea persigue identificar y evaluar los riesgos poco conocidos de los medicamentos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) formará parte del proyecto de investigación de la Comisión Europea para la modernización de la farmacovigilancia europea que, en el marco de la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI), pretende mejorar la eficacia de los modelos actuales identificando y evaluando los riesgos desconocidos o poco conocidos de los medicamentos.

Ante la necesidad de realizar estudios amplios, la Comisión Europea incluyó, dentro de la citada estrategia de investigación IMI, un área temática dedicada en exclusiva a la farmacovigilancia y, de manera particular, a explorar la posibilidad de utilizar distintas bases de datos clínicas de diferentes países para hacer dichos estudios, con los que se espera que aumente la posibilidad de detectar precozmente los riesgos de los medicamentos o de evaluarlos de forma rápida cuando surja una señal. En consecuencia, a través de un concurso público, la Comisión ha anunciado la decisión de financiar el proyecto de un consorcio en el que son protagonistas las bases de datos de las agencias de medicamentos de España, Dinamarca y Reino Unido, con el apoyo de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA, según sus siglas en inglés) y la participación de hasta un total de 18 entidades públicas europeas del ámbito académico y científico. Hoy día existe un gran nivel de coordinación en materia de farmacovigilancia entre las diferentes administraciones sanitarias, tanto en España como en la Unión Europea, así como diversos instrumentos que permiten compartir información (como la base de datos Fedra en España, y Eudravigilance, en la Unión Europea), contrastar las evaluaciones y armonizar las decisiones.

Una vez que un medicamento ha pasado todos los controles previos y recibe la autorización para ser comercializado, empieza una etapa de control o vigilancia poscomercialización en la que es pieza clave la farmacovigilancia. La farmacovigilancia se ocupa de las actividades relacionadas con la detección, valoración, conocimiento y prevención de las reacciones adversas o cualquier otro problema relacionado con el medicamento. Los riesgos importantes de los medicamentos suelen ser infrecuentes por lo que para detectarlos se requieren estudios que incluyan a gran cantidad de pacientes. Esto sólo es posible realizarlo de una manera sistemática y en un tiempo razonable utilizando grandes bases de datos clínicas que incluyan información, tanto de la exposición a medicamentos como de acontecimientos clínicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios