Fabrican el primer pan industrial rico en yodo

  • Los suplementos de yodo suelen aconsejarse durante la infancia para evitar el bocio y a las madres en el embarazo

Una dieta baja en yodo puede provocar trastornos como el bocio y retrasos en el desarrollo físico y mental. Es el leit motiv que ha llevado a expertos del Instituto de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Navarra (Icaun), ha participar en el lanzamiento de la primera barra de pan con sal yodada que ha elaborado la compañía Berlys. La compañía ha contado con la colaboración del Icaun para la realización de un informe que avala la conveniencia del empleo de sal yodada en la elaboración del pan.

Se trata de una variedad rústica de pan a la que se ha añadido sal yodada, en lugar de la sal común refinada habitual de la industria alimentaria. En nota de prensa la compañía ha explicado su interés en "el lanzamiento de nuevos productos acordes con las nuevas tendencias que propugnan el mantenimiento y cuidado de la salud a través de la alimentación".

El yodo es un micronutriente esencial que debe consumirse de forma diaria a través de la alimentación. La principal función fisiológica conocida del yodo es ser sustrato para la biosíntesis de hormonas tiroideas, reguladoras del metabolismo energético. El yodo regula el consumo de energía de nuestro cuerpo y si sufrimos un déficit de este mineral sufrimos cansancio, desánimo, ganancia de peso (se queman pocas calorías) y sequedad cutánea. Un consumo deficiente de yodo puede producir bocio e hipotiroidismo, siendo las mujeres embarazadas y la población infantil y adolescente los colectivos más susceptibles de padecerlo, lo que conlleva graves trastornos de salud fácilmente prevenibles. En la presentación del acto Diana Ansornea, investigadora del centro navarro, destacó la importancia del yodo en el desarrollo del sistema nervioso central tiene lugar durante los dos primeros años de vida, un "momento en el que es particularmente importante lograr aportes de yodo que cumplan las recomendaciones diarias", por lo que subrayó que las personas más afectadas por la deficiencia de yodo son los niños y las mujeres gestantes y lactantes.

140

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios