Cirugía

Mejoras en la realización de intervenciones de la aorta torácica

  • La cirugía a través de catéter puede llegar a reducir la mortalidad hasta en un 3%.

La irrupción de la cirugía endovascular (a través de catéter) ha permitido reducir de forma muy notable la mortalidad de la cirugía del aneurisma de la aorta torácica. Así, si el índice de fallecimiento de la cirugía abierta se situaba alrededor de un 20%, con las nuevas técnicas menos invasivas, la mortalidad se ha reducido al entorno del 2%-3%, cayendo por tanto más de 18 puntos porcentuales. "Las complicaciones son menores", señala el presidente del Capítulo de Cirugía Endovascular de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, el doctor Eduardo Ros Díez, que matiza no obstante que la supervivencia no es mayor a la larga con estas técnicas que con las abiertas, al tratarse de intervenciones que se realizan en muchos casos en personas mayores y asociadas a procesos de aterosclerosis en estados muy avanzados.

La cirugía de la aorta abdominal y sobre todo torácica, sobre la que ha versado la primera mesa redonda del encuentro, representa, de hecho, hoy por hoy el campo de aplicación más claro de las técnicas endovasculares. "En estos casos, ya sólo se opera en abierto cuando hay dificultades anatómicas que impiden colocar la prótesis y cuando el paciente es demasiado joven", explica el Dr. Eduardo Ros, catedrático de Cirugía Torácica y Cardiovascular de la Universidad de Granada y Jefe del Servicio de Angiología del Hospital Universitario San Cecilio, que destaca la gran aportación que han supuesto estas nuevas técnicas no invasivas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios