Nuevas vías para detectar casos de encefalopatía hepática

  • Un análisis en sangre permite detectar la patología en personas con cirrosis.

Científicos del Laboratorio de Neurobiología del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) han identificado un marcador en sangre que permite diagnosticar la encefalopatía hepática mínima (EHM) en pacientes con cirrosis hepática. Este avance representa el descubrimiento del primer biomarcador periférico para la enfermedad.

El desarrollo de este marcador diagnóstico se ha realizado en colaboración con Carmina Montoliu, de la Fundación para la Investigación del Hospital Clínico de Valencia. Los resultados del estudio de este marcador se han publicado en la revista científica The American Journal of Gastroenterology.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. Si la EHM no se diagnostica a tiempo, puede derivar en síntomas evidentes que gradualmente pueden conducir al coma y a la muerte. Como apunta Vicente Felipo, investigador principal del Laboratorio de Neurobiología del CIPF, "durante esta primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención y alteraciones en la actividad y coordinación motoras que van progresando y afectando a la calidad de vida y a la capacidad de realizar tareas de la vida diaria".

Los investigadores han obtenido unos resultados contundentes en los distintos parámetros calculados para evaluar el valor diagnóstico de este marcador: un 93% de especificidad, un 89% de sensibilidad, un 91% de valor predictivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios