Nuevas opciones para el abordaje de cuadros de fibrilación auricular

  • En España un 15% de la población mayor de 50 años sufre algún tipo de arritmia cardiaca · Los nuevos tratamientos pueden reducir un 30% las hospitalizaciones

La Fibrilación Auricular (FA) es la arritmia cardiaca prolongada más frecuente y está provocada por una actividad eléctrica anormal en el corazón. En la FA, el control del ritmo cardiaco ejercido por su marcapasos natural, el nodo sinusal, es sustituido por una actividad eléctrica anormal procedente de otras áreas de las cámaras superiores del corazón, la aurícula. Como consecuencia de ello, la aurícula late de forma descoordinada y desorganizada, con un ritmo cardiaco irregular y generalmente rápido. La FA deteriora la función cardiaca e impide que la sangre se bombee eficazmente hacia el resto del organismo.

Hasta ahora el abordaje farmacológico se ha basado en medicamentos de control y antiarrítmicos (para que el corazón vuelva a un ritmo normal); reguladores de la frecuencia cardiaca (como los betabloqueantes y los bloqueantes del canal del calcio), que ralentizan la frecuencia cardiaca rápida. Generalmente, los pacientes son tratados con anticoagulantes (como la warfarina) y antiplaquetarios (como la aspirina), además de fármacos para controlar la frecuencia o el ritmo cardiaco o para ayudar a reducir el riesgo de ictus.

Ahora ha comenzado a comercializarse en España la dronedarona, desarrollada por Sanofi-Aventis; un medicamento que de la Agencia Europea de Evaluación del Medicamento en Noviembre de 2009. Dronedarona está indicada para prevenir recurrencias de fibrilación auricular o reducir la frecuencia ventricular en pacientes adultos y clínicamente estables con historia de, o que padecen fibrilación auricular no permanente (FA). Desde hace poco, las nuevas guías sobre el manejo de la fibrilación auricular de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) recomiendan dronedarona como primer el tratamiento de elección en pacientes con fibrilación auricular (Paroxística o permanente). Por primera vez estas guías incluyen la reducción de las hospitalizaciones como objetivo principal en el tratamiento de la arritmia.

"Este nuevo tratamiento es una excelente noticia tanto para los médicos como para los pacientes, ya que en España un 15% de la población mayor de 50 años sufre algún tipo de arritmia siendo la más común la fibrilación auricular con una incidencia del 90% y representando un tercio de las hospitalizaciones por arritmias", señaló el doctor Jesús Almendral, de la Unidad de arritmias del Hospital Grupo Madrid. En su opinión, "dronedarona supone un gran avance en el tratamiento de la fibrilación auricular, ofreciendo a los pacientes que sufren de esta enfermedad una reducción cercana al 30% de hospitalizaciones y de mortalidad de origen cardiovascular".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios