Soluciones prácticas y cotidianas

Salvo contadas excepciones, el autismo es congénito y se manifiesta entre los 18 meses y los 3 años de edad. Los primeros síntomas suelen ser: el niño pierde el habla, no ve a los ojos, pareciese que fuese sordo, tiene obsesión por los objetos o muestra desinterés en las relaciones sociales con los demás. Pero, tal y como su definición dice, es un síndrome y no una enfermedad.

Trabajando desde programas profesionales y desde el ámbito familiar se puede mejorar la calidad de vida del niño, y enseñarle habilidades con la intención de hacerlo más independiente. Partiendo de las preocupaciones de los padres, de sus dudas e inquietudes a la hora de enfrentarse a situaciones cotidianas, el libro aborda las dificultades con el sueño, los problemas de alimentación y los miedos o fobias que muchos de los infantes presentan. También se exponen estrategias útiles centradas en la enseñanza del control de esfínteres e ideas específicas para estimular las capacidades de juego.

Para la convivencia y educación de un niño con autismo, como para cualquier otro, un aspecto importante es la paciencia. En consecuencia, la comprensión del trastorno debe ser el punto de partida de todo programa pedagógico. Los autores apuntan como sólo desde esa comprensión se puede ajustar la respuesta a las necesidades de estos niños.Las personas con este síndrome son "pensadores y aprendices visuales" y por ello, sea cual sea el objetivo educativo, la obra indica que hay que utilizar imágenes. Por ejemplo, la creación de calendarios basados en fotografías pueden ayudarlos a comprender y asimilar mejor aquello que se trata de enseñar en el día a día: como ir al colegio, comer la merienda, escuchar música...

Con todo, los autores demuestran que pueden crearse puentes entre las diferencias. Que en el día a día existen recursos con la capacidad de unir los mundos de padres e hijos. Y la creación de esos puentes, aunque exige disciplina por ambas partes, ponen de manifiesto la riqueza y dignidad de ambos universos en interacción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios