Zika, prevención o paranoia

  • Tras el ébola, otra pandemia alimenta la rumorología al calor de los Juegos Olímpicos. La OMS niega el riesgo de una propagación internacional.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, ha lanzado esta semana un mensaje en el sitio web oficial de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016: el riesgo de contagio con el virus del zika en la urbe carioca es prácticamente inexistente. "Podemos garantizar, como lo ha hecho la Organización Mundial de la Salud, que es prácticamente inexistente el riesgo de que ocurran casos del virus zika durante los Juegos", afirmó. A lo que se refería Temer es al posicionamiento de la OMS lanzado hace tres semanas tras celebrar su última reunión del Comité de Emergencias acerca del virus y su posible incidencia en el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas.

El Comité concluyó que existe un riesgo muy reducido de nueva propagación internacional del virus de zika como consecuencia de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, puesto que Brasil acogerá los Juegos durante el invierno, estación en que la transmisión autóctona de arbovirus (como los virus del dengue y de zika) será mínima, y está intensificando las medidas antivectoriales en los lugares en que se celebran los Juegos y sus alrededores, lo cual contribuirá a reducir aún más el riesgo de transmisión. Esto no quiere decir que no se actúe. Brasil debería continuar la labor emprendida para intensificar las medidas antivectoriales en las ciudades y los lugares, así como sus alrededores, que acojan eventos de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, dar a conocer públicamente la naturaleza y efectos de esas medidas, incrementar la vigilancia de la circulación del virus de zika y el mosquito vector en las ciudades que acojan eventos y publicar esa información de manera oportuna, y garantizar que se dispone de suficiente repelente de insectos y preservativos para los atletas y los visitantes. Contraer el zika no es peligroso per se. El cuadro clínico consiste en fiebre, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares, malestar y cefaleas; suelen ser leves y durar entre dos y siete días. Parece haberse demostrado cierta relación entre la extensión de la enfermedad y el aumento de casos de bebés con microcefalia.

A pesar de los mensajes tranquilizadores de las autoridades sanitarias, existe cierta preocupación algarada por algunas manifestaciones de deportistas de competición, como Pau Gasol, y un manifiesto firmado por profesionales del mundo académico. La carta puede firmarla quien quiera. Entre los cinco firmantes españoles, hay profesionales de perfil muy diverso, tanto expertos en patología infecciosa como personas no relacionado con el ámbito de la salud.: Miguel de Górgolas Hernández-Mora, jefe Asociado del Servicio de Enfermedades Infecciosas en la Fundación Jiménez Díaz o Juan Ramón Fernández Torres, profesor de derecho Administrativo de la Complutense . "Se crea un riesgo innecesario si se permite que 500.000 turistas extranjeros de todos los países viajen a los Juegos, adquieran potencialmente el virus y regresen a sus casas en lugares donde podría volverse endémico", insisten los científicos. Correr este tipo de riesgo "no es ético", advierten los críticos con la postura de la OMS.

Para la gente que quiera viajar, los consejos elementales apuntan a la protección contra las picaduras de mosquitos es fundamental para prevenir la infección por el virus de zika. Para ello se puede usar ropa (preferiblemente de colores claros) que cubra al máximo el cuerpo, instalar barreras físicas (mosquiteros) en los edificios, mantener puertas y ventanas cerradas, dormir bajo mosquiteros de cama durante el día y utilizar repelentes de insectos que contengan DEET, IR3535 o icaridina, siguiendo las instrucciones de la ficha técnica del producto.

La transmisión sexual del virus de zika está documentada en varios países. Para reducir el riesgo de transmisión sexual y de posibles complicaciones del embarazo relacionadas con la infección, las parejas sexuales de embarazadas que vivan en zonas con transmisión local del virus o de retorno de esas zonas deben tener prácticas sexuales seguras, utilizando preservativos, o abstenerse de las relaciones sexuales durante el embarazo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios