La alimentación es una pieza clave para reducir riesgos cardiovasculares

  • La campaña 'Menús con Corazón' aúna la salud y el buen gusto

125.000

Las afecciones cardiovasculares provocan la muerte de entorno a 26.000 andaluces cada año, un 30% del total de fallecimientos, y es la principal causa de muerte en España, tanto en hombres como mujeres, con unas 125.000 defunciones anuales. La cardiopatía isquémica es la causa más frecuente, provoca 40.000 fallecimientos en España y 8.000 en Andalucía.

Según explica el doctor José María Cruz Fernández, vicepresidente médico de la Fundación Española del Corazón, las mujeres están más afectadas que los hombres por las enfermedades del corazón. Además, el 80% de las personas que logran sobrevivir lo hacen con secuelas, viendo reducida su calidad de vida. El doctor Fernández Cruz expone que antes de que acabe el año, casi 70.000 personas en España habrán padecido un infarto de miocardio y otras 600.000 una angina de pecho. Sin embargo, "existe un mensaje de esperanza para la población. Si cada se responsabiliza de sus hábitos cardiosaludables disminuye el riesgo de padecer enfermedades del corazón ", enfatiza. Se estima que disminuiría entre un 30 y un 40%.

En este sentido, la Fundación Española del Corazón junto a Nueces de California ha presentado la quinta edición de la campaña Menús con Corazón. Una propuesta que persigue concienciar de la importancia de la prevención en la alimentación y, recuperar una cocina variada y sana como la dieta mediterránea. En la presentación de Menús con Corazón han participado siete chefs de renombre. Cada uno de los cuáles ha elaborado un menú con ingredientes cardiosaludables como las nueces. Este es un fruto seco con una cantidad significativa de ácidos grasos Omega-3, que no puede producir el cuerpo humano y que son básicos en la reducción de factores de riesgo de las enfermedades del corazón como el colesterol o la inflamación de las arterías. Los menús se editarán en un libro recetario. El objetivo, según el vicepresidente médico de la fundación, es "romper el mito de que una alimentación sana es insípida. Podemos comer platos exquisitos y saludables".

La práctica de ejercicio, la gestión del estrés, y dejar de fumar serían las otras pautas preventivas necesarias. Además, según el cardiólogo, la responsabilidad personal se complementaría con la acción pública. "Las empresas alimentarias deben informar más y mejor al consumidor de sus productos en el etiquetado. Hay ingredientes utilizados para la elaboración, como las grasas saturadas, que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios