El aumento de casos en países pobres anticipa una "crisis global del cáncer"

  • El número de afectados pasará de 12,7 millones en 2008 a más de 20 en 2030 · Los tumores causan ya 7,6 millones de muertes anuales, más que el VIH-sida, la malaria y la tuberculosis en conjunto.

Comentarios 1

Cada año mueren por cáncer 7,6 millones de personas, más que por VIH-sida, malaria y tuberculosis en conjunto. Y el horizonte se dibuja aún más inquietante ante las previsiones de un aumento espectacular de su incidencia, que pasará de 12,7 millones de casos anuales en 2008 a más de 20 millones en 2030. La mayoría de esos nuevos tumores tendrá como escenario los países en desarrollo o, como se les denomina en los documentos internacionales, de "ingresos medios y bajos".

Se habla ya de una auténtica "crisis global del cáncer". Y prueba de ello es que la Organización de las Naciones Unidas celebrará en septiembre una Cumbre sobre Enfermedades No Transmisibles (ENT), la segunda en 65 años centrada en un tema específico de salud después de la celebrada en 2001 sobre la pandemia del VIH-sida. Esta vez, el objetivo será atajar la que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, describe como una "emergencia de salud pública a cámara lenta". Con razón: el cáncer y otras ENT como la diabetes y las cardiopatías suman 36 millones de muertes al año, el 63% de los fallecimientos en el mundo.

Pero no habrá que esperar a septiembre para iniciar la gran batalla política, ciudadana y científica contra esa nueva crisis global sociosanitaria. Estos días, esa preocupación se hacía un hueco en Chicago entre los focos informativos que iluminaban los avances terapéuticos presentados en la 47 Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, conocida por sus siglas en inglés ASCO. Un super congreso que ha reunido a 30.000 especialistas de todo el mundo y servido de escaparate al llamamiento conjunto de tres organizaciones que trabajan en ese ámbito para redoblar los esfuerzos contra la "crisis del cáncer".

La Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC), la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS) y la propia ASCO reclaman a los líderes mundiales que aprueben acciones concretas en la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas de septiembre. El modelo ya existe, porque la sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre el VIH-sida de 2001 desembocó un año después en la creación del Fondo Global de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

Esas tres organizaciones representan a 30.000 profesionales de la oncología, 460 asociaciones y tres millones de personas voluntarias en todo el mundo. Y de ahí el mensaje del director ejecutivo de ASCO, Allen Lichter, a los dirigentes políticos para que aprovechen la Cumbre de la ONU de septiembre para "incluir el cáncer en la agenda global" y "ayudar a salvar y mejorar la vida de millones de personas" con tumores o en riesgo de padecerlos.

De puertas estadounidenses adentro, ASCO ha reunido las firmas de las principales sociedades sanitarias del país -en representación de 300.000 profesionales de la medicina, la enfermería y los cuidados sociosanitarios-- para enviar una carta al presidente Barack Obama y pedirle que acuda a la Cumbre sobre Enfermedades No Transmisibles. Además, la próxima semana habrá ya un doble prólogo en la misma ONU. Primero, el jueves 16, se celebrará en Naciones Unidas una 'audiencia informal' con la sociedad civil sobre las ENT, que permitirá dejar oír la voz científica, asociativa y ciudadana de las organizaciones que trabajan en el ámbito oncológico. Después, del sábado 18 al lunes 20, tendrá lugar un encuentro liderado por los llamados 'supervivientes del cáncer' en el que compartirán sus experiencias con los embajadores ante la ONU para conseguir que la lucha contra los tumores se convierta en una prioridad mundial. El lema de la cita, siguiendo el hilo del triunfador "we can" ("podemos") de Obama, es bien expresivo: "Podemos, debemos, vamos a derrotar al cáncer".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios