La fitoterapia, una alternativa saludable para el insomnio

  • Uno de cada cuatro españoles trata sus problemas de sueño con plantas medicinales de dispensación farmacéutica · Los expertos recomiendan realizar ejercicio físico y una dieta moderada y de fácil digestión durante la cena

48%

La disminución de las horas de luz y los cambios en el ritmo de vida tras el periodo estival aumentan los casos de insomnio, una patología que afecta a casi la mitad de los españoles (48%). De éstos casi una cuarta parte recurre a las plantas medicinales para combatirlo, según el último estudio del Centro de Investigaciones sobre Fitoterapia (Infito).

"La fitoterapia consiste en el tratamiento de distintas afecciones mediante el uso de productos procedentes del mundo vegetal, siempre que tengan un aval desde el punto de vista de la calidad y una eficacia constatada con datos clínicos", explica Concepción Navarro, presidenta de Infito y Catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada. "Sólo uno de cada cuatro personas que tiene insomnio utiliza plantas medicinales, no obstante el 69% de las personas afectadas estarían dispuestas a utilizar preparados fitoterápicos".

Entre las causas, los expertos destacan los problemas familiares, laborales y de salud, pero la situación económica cada vez tiene una mayor repercusión.

"En mi caso es debido a la menopausia y provoca que me irrite con mayor facilidad. Para combatirlo prefiero un tratamiento natural siempre que sea posible. Ahora estoy tomando tila y un producto con azahar, melisa y hierba luisa", explica Antonia Suárez, afectada de insomnio desde hace un par de años.

Juan Manuel Domínguez coincide en la repercusión que tiene este problema en su vida diaria, sin embargo la resignación es su aliada en las largas noches de vigilia. "Yo trabajaba de noche como taxista y al quedarme en desempleo con el cambio horario empecé a tener dificultades para conciliar el sueño. Al principio me mandaron valeriana, pero a mí en concreto no me sirvió de nada y al ver que no me hacía efecto dejé de tomarla".

Una efectividad avalada por datos clínicos según la experta en Farmacología. La más ensayada es la valeriana, pero eso no quiere decir que sea la única efectiva. Concretamente, la melisa ayuda a tener un sueño duradero con menos despertares nocturnos, la amapola vulgar sería la idónea para niños y la amapola de California contribuye a tener un sueño de calidad. Todo ello si se toma la dosis adecuada, ya sea en solitario o combinada en función de los procesos que alteren el sueño de cada paciente, y con la correcta orientación del farmacéutico".

Sin embargo, en la calle (como es el caso de Juan Manuel) "todavía nos encontramos gente que no tiene conocimiento de que las plantas, sobre todo las que tenemos en las oficinas de farmacia, tienen sus estudios preclínicos y clínicos, por lo que hay una base científica. No están al corriente de estos avances y esto hace que una parte de la población tenga un sentimiento poco científico hacia la fitoterapia".

Por ello la profesora Navarro asegura que el reto es que "quien utilice estos tratamientos lo haga porque tenga conocimiento y convencimiento de que una planta puede conseguir determinados objetivos. Queremos que estén tranquilos porque son productos seguros que pueden remediar los trastornos leves o moderados del sueño".

Unos datos, que junto con el aumento del número de estudios clínicos que se prevé en los próximos años y dados los efectos secundarios que tienen los tratamientos farmacológicos clásicos, pueden constituir la fitoterapia como la alternativa más generalizada ante el desánimo de los pacientes.

"Dejé el tratamiento farmacológico porque no me hacía mucho efecto y tampoco me gustaba depender de pastillas para dormir. Desde ese momento intento sobrellevarlo haciendo deporte para acabar el día lo mas cansado posible y hacer más fácil la vigilia", explica Juan Carlos Ojeda, quien asegura que sus trastornos del sueño comenzaron durante la época de exámenes pero aumentaron su frecuencia a raíz de un accidente de tráfico.

A la fitoterapia y el ejercicio físico como tratamientos naturales de este trastorno debe sumarse una buena dieta según el especialista en endocrinología y nutrición Pedro García Luna, quien advierte que la alimentación es fundamental en el sueño "si se tiene hambre o un cuadro de ansiedad alimentaria es fácil que se interrumpa el sueño. Por ello, es adecuado recomendar una dieta moderada y de fácil digestión durante la cena, porque se produce una mayor inducción al descanso y el sueño dura más tiempo".

"Se recomienda alimentos ricos en el aminoácido triptófano como el yogur, la leche, el pescado azul o el plátano. Pero recordando que en cantidad moderada para evitar el reflujo gastroesofágico (una enfermedad que ocurre cuando un músculo al final del esófago no se cierra adecuadamente) y que es causa de muchos despertares nocturnos".

Tres opciones que ayudan a entender las interrupciones del sueño, un estado que ha sido y sigue siendo uno de los enigmas de la investigación científica y que con el paso del tiempo ha pasado de ser considerado un fenómeno pasivo a un estado de conciencia dinámico. Ya lo apuntaba Freud "la interpretación del sueño es la vía regia hacia el conocimiento de lo inconsciente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios