El 30% de los niños menores de 5 años tienen problemas para dormir

  • Además de favorecer el cansancio, a veces generan alteraciones de la conducta

El sueño en los niños y adolescentes es un proceso complejo en el que intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales. Además, influyen elementos de vulnerabilidad en la vida cotidiana: estimulación luminosa artificial, obstáculos para el contacto y apego con los padres, y horarios sociales, principalmente escolares, que entran en colisión con sus necesidades biológicas.

Por tanto, "los problemas de sueño no son solo un problema del ámbito familiar y médico, sino que también tiene una influencia importantísima el contexto social en el que viven los niños y adolescentes", aclara el doctor Gonzalo Pin, coordinador del Grupo de Trastorno del Sueño de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria. La frecuencia de los trastornos del sueño en los niños y adolescentes españoles es muy alta, de manera que "una cuarta parte de ellos, de forma aguda o crónica, pueden verse afectados", señala el doctor Ugarte. Hasta la actualidad, que se han publicado los resultados del Estudio Epidemiológico de los Trastornos del Sueño en Niños y Adolescentes de la Comunidad Valenciana, no se disponía de datos concretos en España. De manera general, en niños menores de 5 años, se estima que aproximadamente un 30% presentan problemas o alteraciones del sueño de diverso orden. Si bien es cierto que todos los niños se despiertan, aproximadamente entre un 20 y 40% de los niños de 6 meses a 7 años se despiertan durante la noche y necesitan ayuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios