Tratamientos

La población con dolor crónico 'arrastra' su problema nueve años

  • La media europea es de dos años menos, lo que exige mejoras preventivas y en la formación de profesionales · El Instituto Mundipharma nace con ese objetivo.

Una de cada cinco personas adultas padece dolor crónico en Europa. En España, según diversos estudios, rondan los 4-5 millones, que 'arrastran' ese problema durante nueve años, dos más que la media continental. Esto, unido a los déficits en Unidades del Dolor y en uso de terapias con opioides, confirma que se trata de un problema sin resolver y necesitado de mejoras tanto en prevención y sensibilización social, como en la formación de profesionales sanitarios.

De esa doble necesidad acaba de surgir el Instituto Mundipharma (IM), creado por la compañía Mundipharma Pharmaceutical para, como subraya el director del IM José Ramón Cisneros, "contribuir a mejorar la calidad de vida" de esos millones de pacientes. Porque el dolor, que ya es considerado "una enfermedad más que un síntoma", suele abocar a un auténtico círculo vicioso de malestar que se traduce con frecuencia en aislamiento y depresión.

Los datos del estudio europeo Painstory confirman el grave impacto en la calidad de vida, que alcanza al 92% y que lo mismo dificulta el sueño (58%) que hace sentir incomprensión (78%) y desamparo (75%), incluso en el ámbito familiar (55%). La soledad (44%), la ansiedad y depresión (65% entre ambas) y la sensación de abandono por parte de amistades y círculos sociales, se conjugan hasta el borde de la desesperación: la mitad llega a decir que "a veces mi dolor es tan fuerte, que siento que deseo morir".

De hecho, el 60% confiesa que el dolor "controla mi vida". Y no por casualidad: el 87% admite dificultad para realizar actividades cotidianas, a la mitad se le hace cuesta arriba ocuparse de los niños, y los problemas laborales se encadenan (el 38% ha tenido que cambiar su modo de trabajar y el 33% reducir su jornada) hasta hacer temer al 65% el abandono de su empleo.

Superar estos problemas exige un buen control del dolor crónico, que pasa por una adecuada formación de los profesionales y por unos recursos sanitarios suficientes. Pero en ambos casos la situación es muy mejorable. Como apunta Concepción Pérez, de la Unidad del Dolor del madrileño Hospital de La Princesa, gran parte de su difícil manejo radica en una doble insuficiencia: de "formación, que es deficitaria desde el pregrado", y "de visión multidisciplinar en su abordaje". Con el proyecto Aula del Dolor que ella coordina, "el Instituto Mundipharma valora y aborda esos dos aspectos", remacha.

El esfuerzo formativo del IM se concretará hasta final de año en 17 talleres sanitarios por toda España -el primero acaba de celebrarse en Santiago de Compostela- para más de 600 profesionales. En cuanto a Unidades del Dolor multidisciplinares, Cisneros lamenta que estén saturadas. La Sociedad Española del Dolor contabiliza 139, la mitad en Madrid, Cataluña (ambas 24) y la Comunidad Valenciana (20). Con un 15% de población con dolor crónico, Andalucía tiene 14, en las que ha sido atendido sólo el 2,5%.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios