La salud sexual normaliza las relaciones en la discapacidad

  • La ligadura de trompas permite a la joven afectada disfrutar de su vida sexual sin riesgos de embarazo

Hay tipos de epilepsia que provocan un alto porcentaje de discapacidad intelectual, y las mujeres afectadas aún traspasando la veintena actúan, sienten y se relacionan como niñas. Sin embargo, los cuerpos de éstas (y los de los afectados) tienen necesidades sexuales como cualquier otra persona, el riesgo en el sexo femenino estriba en la posibilidad del embarazo.

Muchos padres con el fin de que sus hijas normalicen sus vidas y, por lo tanto, disfruten de su vida sexual deciden que las intervengan con una ligadura de trompas. "Mi hija tiene derecho a su sexualidad, pero no puede ser madre, sobre todo, porque es una gran dependiente", dice Charo quien tras un proceso de casi dos años con valoraciones de forense, fiscal, juez... ha conseguido que a su primogénita le hagan la operación por la vía publica. Iván Rotella, sexólogo portavoz de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología, indica que "la sexualidad forma parte de lo que somos, no de lo que hacemos. No debemos utilizar la discapacidad psíquica para diferencianos, las sensaciones sexuales son las mismas. Por ello, cuando se trata de la gestión de la salud sexual el órgano judicial no debe verse influenciado por juicios morales personales". Además, el especialista enfatiza el valor de la educación para el manejo de la intimidad.

Según Charo, "a través de una clínica privada los trámites para la intervención son más rápidos pero supone el desembolso de un dinero que no todas las familias tienen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios