Conocer los pasos a golpe de tacto y oído

  • El taller 'Toca y siente la Semana Santa' consigue desvelar la belleza de las tallas a las personas invidentes

Antonio Gala describía los rosales de la Alhambra en El manuscrito carmesí con tanto detalle que sus espinas podían clavarse en los dedos al pasar la página.

Igual que sucede al leer una novela con una descripción detallada de un objeto o una situación, la imagen real se crea a golpe de sílabas. Las sensaciones se nutren de adjetivos, formas e incluso una impresión puede nacer de una buena explicación.

La percepción no siempre pasa a través de la vista y en Granada en Semana Santa, fecha en la que los sentidos se erizan, no hay nadie que no pueda experimentar la Pasión. Ayer tuvo lugar el segundo de los talleres sensoriales organizado por el Ayuntamiento para personas con discapacidad y que permite que personas ciegas, sordas y con discapacidad intelectual acercarse a la Semana Santa y sentir la realidad cofrade mediante experiencias sensoriales.

Así, a través de la explicación radiográfica de Juan Luis Romero, Hermano Mayor de la hermandad del Nazareno y María de la Merced, que procesionaron también ayer Miércoles Santo, un grupo de personas ciegas se sumó a la iniciativa Toca y siente la Semana Santa en la iglesia de las Carmelitas Descalzas.

La concejal de Igualdad, Jemi Sánchez, acompañó al grupo durante la explicación e incidió en que estos no son talleres accesibles, sino inclusivos, "porque están abiertos a cualquier persona que quiere venir y conocer la Semana Santa desde otro punto de vista o desde otro aspecto diferente".

De este modo, los asistentes han conocido todo tipo de detalles sobre el palio, bordados, estrenos, túnicas, cirios y acompañamiento musical de estas dos tallas, que han podido oler y tocar para sentirlos más de cerca, explicaba la edil, que especificaba que esta actividad trata de aproximar el arte y la cultura a todas las personas, "para que vivan en su propia piel todas las sensaciones y puedan disfrutar en igualdad de condiciones". Así, además de las explicaciones del tamaño de las velas, la forma que tiene la túnica del Señor de moverse mientras el paso procesiona, el bordado de la Virgen o las flores que acompañan a las imágenes, este grupo de personas ciegas pudieron acercarse para tocar los pasos y 'ver' a través de sus manos cada detalle y ribete.

También ayer tuvo lugar otro de los talleres, dirigido en este caso a personas con discapacidad intelectual que fue impartido por Salva, un joven con síndrome Down, que además ofreció "una explicación espectacular porque es cofrades y conoce la Semana Santa desde dentro", concretaba Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios