El Personaje / Semana Santa Granada 2008

Enrique Oviedo: "Nuestra Semana Santa no tiene nada que envidiar a las de Sevilla o Málaga"

  • El presidente de la Federación Provincial de Comercio vive desde que recuerda un intenso idilio con la Semana Santa granadina. En la actualidad, Oviedo pertenece a varias cofradías de la provincia

Comentarios 2

La devoción que Enrique Oviedo, el presidente de la Federación Provincial de Comercio de Granada, siente por la Virgen del Rosario le viene de una larga tradición familiar que ha sabido mantener y transmitir –asegura– a sus hijos y sus nietos. “Mi familia siempre ha profesado una devoción tremenda por esa imagen. La Virgen del Rosario es la patrona de mi pueblo, Calicasas, y cuando me vine a Granada seguí con la tradición”, explica Oviedo.

Su pertenencia como hermano honorario a la veterana Hermandad de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas y Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, del barrio del Realejo, no le impide, sin embargo, pertenecer a otras señeras hermandades. Tanto personalmente como en representación de la Federación de Comercio, Oviedo está con la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias de Santa María de la Alhambra Coronada, la cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia y la hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad del Calvario.

“He colaborado siempre en todo lo que he podido. Desde limpiar candelabros y transportar enseres hasta en el momento más importante para un cofrade, el de preparar la imagen para subirla en el paso”, asegura entusiasmado Enrique Oviedo.

El sentimiento que en Oviedo despierta la Semana Santa granadina no es sólo el de un enamorado de la ciudad y de las imponentes imágenes sagradas, sino el de un creyente profundo que vive su experiencia cofrade “con un gran recogimiento interior” y que reconoce agradecido que las muchas dificultades que ha experimentado a lo largo de su vida le han llevado a la “devoción verdadera”.

“En los momentos en los que estoy cara a cara con la Virgen o con el Señor estoy recordando, viviendo la Pasión de Cristo y el sufrimiento de su madre. Estoy hablando mentalmente con ellos”, explica el presidente de los comerciantes, para el que la Semana Santa es “una de las mejores formas de oración directa”.

La religiosidad de Enrique Oviedo se mezcla, además, con la adoración que siente por las más añejas tradiciones granadinas. “Desde niño he vivido las costumbres familiares y las fiestas de la ciudad con gran intensidad”, indica Oviedo. Y, sobre todo, la Semana Santa. “La de Granada es una semana de mucho recogimiento y oración. Su esplendor no tiene nada que envidiar al de Sevilla o Málaga”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios