Semana Santa Granada 2008

Perfección en el día de palmas

  • La apertura de la Semana Santa de Granada no pudo ser mejor · Las cinco cofradías del día pudieron completar su estación de penitencia en un día opuesto al vivido el año pasado

Ayer sí. El Domingo de Ramos volvió a ser una jornada perfecta en una alineación del tiempo, el ambiente en la calle y la presentación de las cinco cofradías que el Domingo de Ramos completaron sus estaciones de penitencia borrando de sus retinas la imagen gris del año pasado que obligó a permanecer en el interior de las iglesias por la lluvia.

Ya desde por la mañana la ilusión por que comenzara la Semana Santa se vivía en todas las calles del centro de la ciudad.

A las 16.00 horas el ambiente se trasladó hasta San Jerónimo para ver, de forma obligada, la salida de la cofradía de la ‘Borriquilla’ y abrir así oficialmente la Semana Santa. Entre la gente que abarrotaba la calle San Jerónimo y San Juan de Dios llegó el momento de la apertura simbólica de la semana con la llamada que realiza la cofradía de la Alhambra, que este año cedió a la hermandad de los Favores en presencia del alcalde, José Torres Hurtado, y otros concejales. Dentro, esperaba el arzobispo, Francisco Javier Martínez, que realizó un año más la primera ‘llamá’ al paso de la ‘Borriquilla’, espléndido misterio. En el cortejo nazareno, una nube de pequeños monaguillos, algunos aún con chupete, representando el futuro vivo de los cofrades. Abriendo el cortejo, la Banda del Carmen de Benalúa de Guadix sustituyó a la Agrupación Cristo de la Salud que no pudo asistir.

Detrás, la Virgen de la Paz, vestida de forma perfecta por Francisco Garrido. El capataz general de la cofradía, Alberto Ortega, cedió la llamada bajo el dintel de la puerta al capataz granadino José Carvajal, que fue el primero en sacar a la Virgen de la Paz, exhornada con rosas blancas. Adorno floral que coincidía con el del palio de la Virgen de la Victoria, distinta con un rostrillo dorado. Finalmente no se pudieron estrenar los brazos de cola del paso, que no los ha recibido a tiempo. Victoria tras la Santa Cena, magistral como cada año con el andar de sus costaleros y por la presencia de la imaginería del paso, totalmente restaurada. Impecable su salida a los sones de la marcha Eucaristía.

La evolución se ha visto también en la cofradía de la Encarnación. Nuevas tandas de candelería para la Virgen tras el Cristo de túnica blanca, el Cautivo, con su andar cadencioso.

Desde San Pedro, la cofradía de las Maravillas acertó con el cambio en las imágenes que dejaban ver más la imagen del Cristo. Y un cambio más, el trabajo a costal de sus costaleros –con algunas dificultades en la salida del misterio– que da un movimiento más acompasado al paso de palio, a la Virgen de las Maravillas, recatada y sorprendente en el regreso por la Carrera del Darro.

Desde el Barrio Fígares la cofradía del Despojado con su imponente paso y cortejo amplio. Perfección de nuevo en el andar costalero con el acompañamiento musical de su propia banda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios