Tapices para el Vía Crucis

  • Las catorce pinturas realizadas por Garrigues en 1924 se pueden observar en el interior de la iglesia de San Juan de los Reyes.

La cofradía del Vía Crucis tiene, como hermandad decana de Granada, una gran historia y en ocasiones desconocida. Y hay un elemento de su tradición que es fundamental para su desarrollo interno y su seña de identidad: son los conocidos como tapices del vía crucis, que reflejan las catorce estaciones para el rezo de este ejercicio.

Los tapices -que en realidad son pinturas sobre lienzo- se conservan en la hermandad desde su creación por el pintor granadino Garrigues en 1924 y se han utilizado en todas las estaciones de penitencia hasta la de este año que la hermandad ha optado por realizar unas copias en menores dimensiones.

Además, su uso ha ido variando en función también de la evolución de la hermandad y su estación de penitencia. En los años 20 se ponían repartidos por la ciudad y en cada uno se paraba el paso para rezar la estación correspondiente. Después se modificó el protocolo llegando a la actual utilización. Ahora lo que se hace es poner estos tapices desde la Carrera del Darro hasta San Juan de los Reyes. Desde ese punto, en silencio y con música de capilla entre estación y estación, se rezan las 14 estaciones del vía crucis, un acto que viene recogido en las reglas de la hermandad. De hecho, la cofradía sale para rezar públicamente el vía crucis como seña de identidad.

Los tapices se conservaban guardados en dependencias de la hermandad y sólo se sacaban en Semana Santa pero ahora han decidido darle un uso mucho más apropiado. Se han colgado en los nuevos paramentos trasdosados de la iglesia de San Juan de los Reyes tras su restauración, lo que permite que sean contemplados por los fieles y devotos cada vez que el templo permanezca abierto.

Sin duda un patrimonio muy particular y único que merece la pena conocer para adentrarse más en la identidad de la hermandad decana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios