El mal tiempo desluce el recorrido de las tres cofradías de la mañanaLa amenaza de lluvia deja a los lojeños sin ver a sus cofradías

  • l guadixPor la tarde, sin embargo, la lluvia no impidió el desfilar de las tres procesiones previstasl lojaNinguna hermandad de las cinco que procesionaban realizó su estación de penitencia

La mañana del Viernes Santo en Guadix era fría y algo nublada. Como era de esperar, finalmente apareció la lluvia, lo que deslució un tanto el último tramo de las tres cofradías que procesionaron por la mañana en el día grande de la Semana Santa accitana. Pasadas las una y media de la tarde y con las primeras gotas de lluvia, se aceleró el paso de las tres cofradías para que llegaran lo más pronto posible hasta la placeta de Santiago. La multitud se congregó en la Carrera Oficial y en la placeta de Santiago, donde no se pudo contemplar la bella estampa de otros años con tanta tranquilidad por la lluvia.

El desfilar del Cristo de la Luz por las calles de Guadix, con sus ojos apagados, es una patética imagen que tan sólo mueve al dolor de todos los que lo contemplan. Fue el primero en salir, pero la primera que se encerró fue María Santísima de la Amargura y después San Juan Evangelista, todas las imágenes en la iglesia de Santiago con el Palacio de Peñaflor de fondo. La Virgen de los Dolores se encerró en la iglesia de la Concepción. Por la tarde noche la gente se volvió a echar a las calles y ahí la lluvia no impidió el desfilar de tres nuevas cofradías.

Desolación y resignación entre los cofrades lojeños el pasado Viernes Santo. El mal tiempo no tuvo compasión con ellos ni con las tan veneradas imágenes que deberían haber salido a la calle el día grande de la Semana Santa de Loja. Ninguna hermandad de las cinco que procesionan pudo realizar su estación de penitencia por la amenaza de lluvia.

Por la mañana estaba previsto el desfile procesional de las hermandades de Santa Marcela, la de Jesús Nazareno y San Juan y la de Nuestra Señora de las Angustias y la Santa Vera Cruz. Las tres deberían haber realizado conjuntamente su salida a las 10 y media desde la ermita de Jesús, pero a esa hora el cielo estaba cubierto de nubes negras. Los hermanos mayores decidieron aplazar su salida unas horas, pero finalmente optaron por no arriesgarse.

La amenaza de lluvia en ese Viernes Santo impidió que pudiera desfilar uno de los grandes estrenos de la Semana Santa de Loja. La hermandad del Nazareno había recuperado para este año la imagen de San Juan, que se perdió en la Guerra Civil. Tampoco se pudieron lucir los candelabros de cola de las Angustias ni la nueva saya y el nuevo manto de Santa Marcela.

Ya por la noche, la meteorología no mostraba signos de cambio. Llovió hasta minutos antes de la salida de las hermandades de la noche, la del Cristo de la Salud y la del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad. Con las calles todavía mojadas, las directivas de ambas hermandades decidieron suspender su estación de penitencia, que sin embargo se realizó en la Iglesia de la Encarnación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios