Un final muy deslucido

  • La lluvia aguó también el último día: los Facundillos regresó a Santo Domingo cubierto con plásticos, el Resucitado entró en el Sagrario al sorprenderle la lluvia en Mesones y el Triunfo ni salió

El final fue desolador. Este año la Semana Santa terminó el Miércoles Santo ya que el resto de días la lluvia ha sido la protagonista impidiendo las salidas de las cofradías y obligando a cortar los recorridos de las que se arriesgaron. Una Semana Santa pasada por agua y que es la que menos pasos han salido desde 2007.

La jornada de ayer tampoco se libró y la lluvia hundió el Domingo de Resurrección. La mañana comenzó bien con la salida de la cofradía del Resucitado desde el Sagrario con gran expectación. Después desde Santo Domingo salieron los Facundillos con su cortejo infantil y el sonido de las campanillas de barro.

Pero cuando la imagen del Dulce Nombre estaba en la Catedral para presidir la misa y la cofradía del Resucitado estaba terminando su paso por la tribuna oficial en Ganivet comenzó a llover. La hermandad agilizó su paso, el cortejo se descompuso y entró directamente al Sagrario y el paso, con las imágenes bajo plástico, entró también suspendiendo su estación de 2011. No entraron en la Catedral, que estaba cerrada por la misa oficiada por el arzobispo. Por su parte, los Facundillos decidieron volver a Santo Domingo con la imagen con plásticos.

Por la tarde, la cofradía de Resurrección y Triunfo suspendió su salida por la lluvia que arreciaba a la hora de su salida y se sustituyó por un vía lucis en el templo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios