Pregón Semana Santa 2009

Y todo ocurrió en Granada

  • El abogado Antonio Olivares ha pregonado la Semana Santa 2009. con un texto en el que recreó la Pasión de Cristo en las calles de Granada. Lo presidió el alcalde y faltó, nuevamente, el arzobispo.

El tiempo corrió para atrás ayer en Granada. Por una mañana, las calles de la ciudad se convirtieron en las de Jerusalén y los distintos enclaves y monumentos en los escenarios en los que se protagonizó la Pasión de Cristo. Antonio Olivares, abogado y cofrade de Santa María de la Alhambra coronada, pregonó la Semana Santa granadina de 2009, una Semana de Pasión especial por ser la de la conmemoración del centenario del Entierro Magno de 1909. Y Olivares lo reseñó al comenzar el pregón considerándolo el “germen de la celebración de la Semana Santa de Granada como actualmente la concebimos”.

El mismo presentador del pregonero, el cofrade y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Granada, Juan García Montero, dijo que este será un “año especial con la celebración de la Passio Granatensis, que dejará la Semana Santa con el mayor número de pasos en la calle de la historia”.

Antonio Olivares llevó al público del teatro Isabel la Católica a recrear la Pasión en escenarios granadinos. El arco de Elvira para la Entrada en Jerusalén, la Catedral como el Templo, la casa de Herodes en la Real Chancillería, la muralla zirí como la de Jerusalén y la Alhambra como centro del poder real, entre otros enclaves granadinos y cofrades. Sobre este escenario, cada una de las advocaciones de Cristo fueron desgranando los episodios bíblicos de la Pasión, alternados con algunos detalles y recuerdos cofrades, centrados sobre todo al final del pregón.

En el texto, alusión como cada año a asuntos sociales de actualidad como la eutanasia, la presencia de crucifijos en los espacios públicos, la inmigración o la dependencia de los mayores. También mensajes cristianos en un posicionamiento claro del pregonero, que hizo un texto muy religioso y basado en su fe que estructuró como el orden que siguen los cortejos nazarenos: tramo de Cristo y Stabat Mater o tramo de Virgen, en el que realizó una letanía a María con las advocaciones de todas las titulares marianas de las cofradías granadinas.

“Creo que bajo la túnica en noche negra de Semana Santa, cuando el frío de Plaza Nueva penetra por las costuras y las bocamangas, cuando el calor de la vela es además luz para meditar la espera, cuando el incienso es aroma y alimento para las venas, cuando el racheado es música y la saeta oración, cuando la madrugá se hacen notas y acordes que hasta el Señor te llevan, y los ciriales anuncian altares, donde los Cristos se muestran, en ese instante Dios sale de la nada, de la invisibilidad a la omnipresencia, y se hace hombre en la Semana Santa de Granada”, concluyó el pregonero.

El acto contó con el respaldo del Ayuntamiento de Granada con la presencia del alcalde, José Torres Hurtado, y los concejales de Cultura y Protocolo. Además, estaban en la presidencia el vicario general de la Diócesis (no acudió el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez), el consiliario de la Federación de Cofradías y el presidente federativo, Gerardo Sabador.

Antes del pregón la banda municipal de Granada interpretó las marchas Nuestro Padre Jesús y Santa María de la Alhambra Coronada, en homenaje al pregonero. Después, Madrugá y Passio Granatensis, composición compuesta por Ángel López Carreño, miembro de la banda, que se estrenó ayer y que es una composición conmemorativa del centenario del Entierro Magno que este año se celebrará el Sábado Santo.

El próximo acto oficial será el Vía Crucis federativo el 6 de marzo con la imagen del Cristo de la Lanzada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios