De oficina a sala de curas cofrade

  • El Ayuntamiento abre en la tercera planta el Centro de Atención al Costalero por décimo año consecutivo

  • Se ofrece prevención y cuidados

Miguel Ángel Molina lo tuvo claro desde que era niño. Él quería ser costalero de la Cofradía de los Gitanos. Tras meterse poco a poco en el ambiente cofrade y respirar la pasión de la Semana Santa, hace nueve años cumplió su sueño. Desde entonces cada Miércoles Santo, Miguel Ángel acude a la Iglesia del Sagrado Corazón para participar de esta tradición que "no duele tanto" a pesar del peso como emociona y gratifica. "La experiencia no se puede explicar con palabras. Te tiene que gustar mucho. Es un esfuerzo, pero también un sentimiento muy grande el que se siente cuando, por ejemplo, subimos por la Cuesta del Chapí y sólo se escucha el silencio y los quejíos del paso", detalló ayer Miguel Ángel que se encontraba en el Centro de Atención al Costalero Jesús del Gran Poder. Un espacio que, impulsado por la cuadrilla de costaleros de la Esperanza y el Ayuntamiento de Granada, lleva diez años ofreciendo una labor de asesoramiento a los costaleros durante la Semana Santa para prevenir y evitar lesiones. Todo, bajo la dirección de la doctora Montserrat Altermir.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, visitó ayer las instalaciones ubicadas en la tercera planta del consistorio . La amplia sala municipal ha cambiado los despachos por camillas y los funcionarios por fisioterapeutas con equipos especiales en un modelo de atención al costalero que, dado su éxito, ya se ha extendido a otras ciudades andaluzas como Sevilla o Cádiz con el patrocinio del Colegio de Fisioterapia de Andalucía. "Es un espacio pionero en el mundo y de referencia en la innovación, la investigación y la aplicación de las nuevas tecnologías al servicio del costalero", detalló el alcalde orgulloso de la iniciativa.

Por su parte, la doctora Montserrat Altermir, recalcó que la iniciativa cuenta con una tecnología avanzada que este año incorpora una novedad: la puesta en servicio de un ecógrafo 3D para investigar el cuello de los costaleros, los hombros de los porteadores y en la zona occipital donde se apoya la trabajadora. Esto, según indicó Altermir, va a permitir exportar esos datos y ese conocimiento a otras áreas de la ciencia.

También se están aplicando técnicas de telemedicina para monitorizar al costalero a lo que se suma el resto de prácticas de fisioterapia como neurodinámica, vendajes funcionales, crioterapia, miofascial o terapia manual. A todo ello se suma la asistencia clínica con cuidados básicos de enfermería y podología.

No sólo es importante recibir los cuidados una vez se ha participado en una procesión. Prepararse con antelación y corregir las posturas también es imprescindible. Esto, según explicó Margarita Barragán, una de las enfermeras que ayer se encontraba en el centro también se detalla a los usuarios. Así, entre otras recomendaciones se les enseña sobretodo a realizar correctamente los movimientos. El CEACO, que está abierto todos los días hasta el domingo de resurrección, en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 horas, ha contado con el patrocinio de Adeslas, Emasagra, Emucesa y Coca Cola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios