Borghi, decepcionado con su protegido Medel

  • Días después de elogiarlo, el seleccionador no quiere cargar las tintas, pero dice que faltó a su palabra.

La salida nocturna de Medel, junto con Vargas, la madrugada del miércoles continúa dejando un reguero de polémica en Chile. Los dos futbolistas abandonaron el Complejo Deportivo Pinto Durán, donde la Roja estaba concentrada, mientras el resto de jugadores, Rabello entre ellos, viajaban a la ciudad venezolana de Puerto la Cruz para jugar mañana ante la Vinotinto un partido correspondiente a la clasificación del Mundial. Y ayer Claudio Borghi, preguntado por la desconvocatoria de ambos, no quiso cargar las tintas con el medio sevillista, una semana después de deshacerse en elogios hacia su figura por la madurez con que, decía, había vuelto a la selección.

Según Borghi, su desconvocatoria responde a motivos médicos, ya que ha faltado al descanso prescrito dentro del plan para que forzara ante Venezuela. "A Gary, desde la semana pasada, lo mandamos a hacer un tratamiento para que se recuperara de su lesión -desgarro muscular dorsal- y, si era posible, probarlo a fondo para ver si estaba en condiciones de jugar ante Venezuela. Creo que él no ha cumplido con el descanso necesario", dijo el técnico.

El médico de la selección chilena, Roberto Yáñez, en contra de los consejos del Sevilla, que temía por un agravamiento de la lesión, previó que Medel intensificara su actividad en los entrenamientos para saber si podía estar a disposición de Borghi para el crucial choque frente a Venezuela. Pero la visita a una discoteca, destapada por una televisión local, ha hecho estallar una polémica nacional en Chile, donde aún escuece la expulsión de cinco jugadores de la selección por ser sorprendidos bebiendo antes de un partido, en noviembre pasado, en el llamado bautizazo, por el exceso alcohólico tras el bautizo del hijo de Valdivia.

Quizá por esta crispación, Borghi ha preferido no arremeter hacia Medel ni Vargas: "Quiero aclarar que ambos jugadores estaban en su día libre, pero con los dos teníamos compromisos de palabra". Lo curioso es que el jueves pasado el argentino destacó la "madurez" que ha ganado Medel: "Ha tenido un gran cambio personal. Está más pensante y no se enoja tanto. Habla más con los compañeros".

La réplica indisciplinada del futbolista a este apoyo ha decepcionado al argentino, quien no obstante fue suave en su crítica a su actitud. "He preferido darle descanso, no es sanción, ni dirigencial ni técnica, sólo fue liberado para que empiece con su tratamiento e inicie su periodo de vacaciones", dijo Borghi, quien también dejó un enigmático mensaje sobre que una lesión podría frustrar un traspaso: "He preferido no esperar hasta el viernes para que se mejore y no quiero intervenir en su recuperación, pensando también en que puede ser vendido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios