Sigue al pie del cañón

  • Berizzo continuará al frente del equipo mientras se trata de su dolencia y el club pide darle naturalidad al asunto.El diagnóstico del cáncer no trastocó nada su agenda laboral y social.

Eduardo Berizzo, en la ciudad deportiva Eduardo Berizzo, en la ciudad deportiva

Eduardo Berizzo, en la ciudad deportiva / Antonio Pizarro

Con la misma naturalidad con la que se lo comunicó hace 15 días a José Castro. Con la naturalidad con la que participó muy activamente en la entrega del Dorsal de Leyenda a Montero, un rato después de que le confirmaran su enfermedad, o departió con Quique Setién en un acto del Cedifa. Con esa naturalidad que sorprendió a sus futbolistas cuando les comunicó el domingo que sus extrañas idas y venidas respondían a una grave dolencia. Con la naturalidad con la que este miércoles acudió de nuevo a la ciudad deportiva a entrenar a sus jugadores. Con esa naturalidad quiere Eduardo Berizzo que se trate el asunto de su cáncer de próstata. Así se lo ha hecho ver al Sevilla y así lo trasladó el club este miércoles, cuando confirmó lo que se difundió por todo el orbe futbolístico tras la hazaña ante el Liverpool.

Según comunicó en su web el Sevilla bien temprano, "el técnico debe decidir sobre su tratamiento tras detectársele un adenocarcinoma de próstata". Mientras tanto seguirá al frente del equipo. Lo más probable es que tenga que darse de baja médica un par de semanas si opta, como parece, por la intervención quirúrgica: ahí ya manda el protocolo médico. El parón navideño está cercano y sería una fecha ideal, aunque la salud es lo primero y en ningún caso va a condicionar la rutina deportiva el tratamiento, lógicamente. "Los servicios médicos del Sevilla FC informan de que el entrenador del primer equipo, Eduardo Berizzo, ha sido diagnosticado de un adenocarcinoma de próstata. Los exámenes futuros permitirán decidir cuáles son los pasos a seguir en cuanto a su tratamiento", añadía el escueto comunicado. "El Sevilla FC quiere mostrar su máximo apoyo a su entrenador en estos momentos y le desea una pronta recuperación". Luego, la naturaleza tomará un camino u otro, que eso ya no está al alcance ni de los médicos.

Pero la esperanza general y lo que desean todos es la rápida curación, y así lo expresó José Castro en la radio del club. "Berizzo está fuerte y a la espera del tratamiento que vaya a seguir. Ésa es una cuestión personal y a partir de ahí tenemos que dejar claro que él es nuestro entrenador. No imaginamos ningún escenario en el que no lo sea y vamos a apoyarlo y a volcarnos con él, porque estamos seguros de que su problema tendrá solución. Él quiere total normalidad, está animado y lo está llevando con naturalidad", aseguró el presidente del Sevilla, quien explicó su sorpresa al enterarse: "Tengo un trato muy directo con él y para mí como presidente fue un shock, porque son palabras que suenan muy fuerte: cáncer de próstata. De inmediato me puse a su disposición, tanto yo como el club", afirmó.

El dirigente blanquirrojo destacó la fortaleza del técnico argentino, quien no varió un ápice su agenda, ni laboral ni social, con su presencia en los actos referidos, pese a lo fresco que está el conocimiento y duro diagnóstico de su enfermedad: "El míster está fuerte y de hecho no dudó en acudir a actos como el de Enrique Montero o el del Colegio de Entrenadores. Está trabajando y lo va a afrontar bien. No queremos que haya especulaciones y tenemos claro que no hablaremos más de este tema. Cuando haya algo que los sevillistas deban saber, emitiremos una nueva nota", pidió.

Castro explicó que él ya lo sabía desde "hace 15 ó 20 días", y que Berizzo decidió decírselo a sus jugadores el domingo, aunque quería hacerlo después del partido del Liverpool para no descentrarlos en esas dos citas tan trascendentes. Pero ya era difícil esconder más tiempo la realidad para los que tenían contacto diario con él. En consenso con el técnico, el club redactó el comunicado días atrás y tenía previsto sacarlo este miércoles, una vez olvidado el partido con el Liverpool quedase como quedase. "La nota estaba prevista para esta mañana, más allá de que anoche ya hubiese rumores". La información era ya incontenible. Ahora Berizzo quiere que las aguas vuelvan a su cauce. Su salud manda y ella dictará el desarrollo de los acontecimientos. De momento, sigue al pie del cañón, sin bandera blanca de rendición a mano...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios