El Cata se impacienta y Botía se apunta

  • El argentino sigue siendo el preferido y el traspaso puede quedar cerrado esta semana · Mientras, en Gijón ven al Sevilla compitiendo con el Atlético por el central del Sporting.

Comentarios 3

El Cata Díaz es el central que Míchel quiere y, muy probablemente, es el que va a terminar fichando por el Sevilla, pero el futbolista se impacienta ante la presión del presidente del Getafe, que quiere sacar la mayor tajada económica posible ante la tesitura de que el argentino es el hombre más deseado en Nervión para imprimir carácter a la defensa.

El futbolista está inquieto porque, tras muchos años en Getafe, le atrae la idea de iniciar una aventura en un club que aspira a cotas más altas, como es el Sevilla, pero la entidad blanca está tranquila. Se ha fijado un tope de una cantidad para invertir en el central y de ahí no se va a mover pese a las pretensiones de Ángel Torres por un jugador de 33 años. Y, además, pese a la preferencia de Míchel por el Cata, tiene a más opciones en cartera.

El jugador se encuentra en Argentina de vacaciones y su idea es volver a España esta semana para reunirse con el presidente del Getafe para pedirle que acepte la oferta que le ha hecho el Sevilla por valor de 1,5 millones de euros y renuncie a sus actuales pretensiones. Todas las partes saben que tarde o temprano se va a llegar a un acuerdo, posiblemente a través de las famosas primas por objetivos que salven las distancias, pero, en vista de lo parado que está y que va a estar el mercado por la falta de liquidez, no hay prisas.

También cuenta que el club está tratando de buscar acomodo para algunos de los centrales a los que se intentará buscar una salida, casos de Spahic, la mayor preferencia, Escudé o Alexis. Como eso es algo que no se espera inminente, no hay por qué impacientarse, aunque esta semana, con la reunión que el Cata y Ángel Torres van a mantener, puede haber novedades.

Mientras, en Gijón se afirma a diario que el Sevilla ha vuelto a preguntar por Alberto Botía, aunque no hay oferta formal. Tanto su entorno como el Sporting deslizan que últimamente han existido conversaciones y que el Sevilla compite con el Atlético por el jugador. Por Botía tiene un derecho preferencial por 2,5 millones el Barça que expira el 15 de junio y que, al parecer, ya ha comunicado que no hará valer. Y sobre la base de esa cifra se va a negociar su salida. El Sevilla contaría con la ventaja de las excelentes relaciones que mantiene con uno de los agentes de Botía, Juanma López, persona además enlace con el grupo inversor Doyen que acercó a Babá y que mantiene negocios con el Sporting, aunque es verdad que también es afín al Atlético. El preferido es claramente el Cata porque garantiza rendimiento ya. Botía, más joven, ha ganado en experiencia y es un valor más amortizable pero más caro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios