El Cata tira de prudencia

  • El argentino pretende convencer en Madrid a Ángel Torres de que facilite su salida, pero no ve tan claro poder cumplir su deseo. "Tienen que sentarse las partes a hablar, sería muy lindo ir a un grande", dice.

Comentarios 7

La contratación de Cata Díaz por el Sevilla se va a jugar como una partida de ajedrez en la que los protagonistas están moviendo las piezas con taimado sigilo. José María del Nido ya anunció que sólo llegaría con la carta de libertad y, posteriormente, no quiso añadir ni un ápice más a esta declaración de intenciones durante la presentación de Maduro. El presidente sevillista sabe que enfrente hay un duro negociador como Ángel Torres y no quiere tensar la cuerda. En medio está el propio futbolista, que tampoco quiere enfadar al presidente del club con el que tiene contrato en vigor hasta junio del año próximo. Por ello, el central tira de prudencia al hablar del asunto.

Antes de su anunciado viaje a Madrid para tratar con Ángel Torres, el futbolista de Catamarca hablaba en su país para la agencia Télam de esta posibilidad, pero con muchísima cautela. Su voluntad es cerrar su carrera en el Sevilla antes de regresar a Boca Juniors, sabedor que a sus 32 años (cumplirá 33 el próximo 13 de julio) es la gran oportunidad para despedirse a lo grande de España antes de su repatriación. Allí le preguntaban abiertamente de su fichaje por el Sevilla, algo que casi se da por hecho en los mentideros cercanos a Boca, pero... "Todavía no está cerrado mi pase, se está hablando y cuando llegue a Europa sería para cerrar el trato. La verdad es que sería muy lindo pasar a un equipo grande con mis 32 años, es una ilusión".

La mesura de sus palabras no es gratuita, porque el Cata es el primero que sabe que el Getafe, que invirtió cuatro millones de euros cuando arribó a España procedente de Boca en 2007, cuando el mercado estaba inflado, no está dispuesto a regalarlo, por muy buenos servicios que haya prestado en estos cinco años. "En el Getafe me siento bastante cómodo y se tendrán que sentar a hablar las dos partes para ver qué va a pasar", incidía el veterano futbolista, quien daba por sentado que, de no salir hacia Nervión, continuará en el Getafe. Lo de volver a Boca tendrá que esperar por el momento, ya que, según explicó, "es muy lindo jugar con jugadores muy importantes en Europa y hay que tratar de disfrutarlo, ya que la carrera del futbolista es muy corta". Lo que tiene claro es que, pese a su edad, aún se ve con recorrido en la Liga, al ser preguntado por si se retirará aquí o en su tierra: "No sé si será en España o en Argentina, porque no sé si me tengo que ir del Getafe o quedarme. Me gustaría retirarme en Boca, pero no lo tengo claro porque me quedan algunos años más jugando".

Cerrar su periplo español en el Sevilla le podría brindar la oportunidad de volver a la selección albiceleste, otra baza que querrá usar en sus conversaciones con Ángel Torres. "Con la edad y viendo a los jugadores jóvenes, cada vez se vuelve más difícil el sueño de la selección. Pero nunca bajo los brazos y tengo la esperanza de volver a ser convocado", reveló a Télam.

Mientras, el Sevilla mantiene un medido mutis al respecto y actúa en otros frentes, por si se enquistara la negociación y Ángel Torres se plantara en los 3 millones de euros o en una cantidad inferior que tampoco está dispuesto a pagar Del Nido.

Romaric y Turquía

Con tres fichajes ya cerrados a menos de un mes de que concluyera la Liga, en el Sevilla no hay prisas con los refuerzos. Más preocupa el capítulo de salidas, muy atascado a estas alturas. Uno de los jugadores por el que el club espera conseguir ingresos es Romaric. El Zaragoza se ha interesado en un futbolista que estuvo a punto de ir cedido allí en 2010, aunque se frustró todo a minutos del cierre de agosto, pero no tiene liquidez y vuelve a sonar Turquía como un mercado más plausible. El Sevilla intentó meterlo en la operación de Zokora con el Trabzonspor y luego el Bursaspor estuvo muy interesado, pero el futbolista prefería seguir en España. Más o menos es lo que sucede ahora. Romaric cree que mantiene su cartel en la Liga tras su paso por el Espanyol y prefiere apurar esta opción. Su salida, como pasó el año pasado, requiere paciencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios