Manzano ve luz en las sombras

  • El técnico critica, por encima de los fallos atrás, las imprecisiones puntuales · "El cuarto gol fue determinante en el partido"

Pocas o ninguna gana tenía Gregorio Manzano de dar explicaciones tras una derrota, la tercera consecutiva sumando las dos caseras de la Liga, que ahonda más en la debilidad defensiva de un equipo que encaja goles con facilidad y que no pudo sellar su clasificación para los dieciseisavos de final en París, donde el rival se llevó el triunfo por la sencilla razón de que expuso más.

Y eso que la idea inicial, al menos, era otra. "El pensamiento que traíamos era de ganar para clasificarnos con una jornada de antelación. El equipo salió dispuesto a tomar el mando del encuentro y así salió, haciéndose con el balón y creando ocasiones en la portería contraria, pero se encontró con dos goles en pocos minutos que nos rompieron los esquemas. Empatamos y tocaba empezar de cero, aunque con la moral al alza y reforzada tras igualar un 0-2. Tras el descanso estaba previsto la entrada de Negredo, pero el 3-2 fue un duro golpe. Tocaba volver a empezar, y como empezábamos el choque recibimos otro gol con el que perdimos todo el control del encuentro", analizó el técnico sevillista, que salió al paso de las críticas sobre la zaga nervionense: "En el primer tiempo, en apenas tres o cuatro llegadas, el PSG se encontró con un efectivo premio de dos tantos. En la segunda parte sí que estuvimos mal atrás, pero era consecuencia de buscar el empate. El partido se volvió loco y al contragolpe nos crearon mucho peligro. La clave estuvo en los 45 minutos iniciales, que determinaron el devenir del duelo cuando lo teníamos controlado", insistió el jiennense, quien, sin embargo, apuntó: "Es cierto que esa faceta del juego tenemos que mejorarla, porque si no tendremos graves dificultades en los partidos venideros".

Con todo, Manzano cree que "analizando los cuatro goles en su conjunto, dos fueron en saques de esquina y no hay nada que achacar en concreto, y el cuarto es un error puntual de un central en un pase cuando el equipo está saliendo, pero tampoco es un problema defensivo". "Paradójicamente, en la primera parte recibimos tres goles cuando gran parte del control del partido lo llevamos nosotros y no por fallos tácticos", explicó.

Con todo, el entrenador sí que señaló que en la segunda parte "el equipo estuvo muy impreciso, provocando que el rival contragolpease con facilidad, al contrario que en el primer tiempo". "Más que todo eso, estoy seguro que el factor clave en el desarrollo del encuentro fue el cuarto gol, que determinó mucho el resto del choque", indicó Manzano, quien rescató un lado positivo: "Los cálculos eran ganar para pasar. Ahora dependemos de nosotros para clasificarnos en casa, así que las posibilidades siguen intactas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios